La medida fue anunciada por el Gobierno tras la reunión de Julián Domínguez con la Mesa de Enlace. Flexibilizan la restricción aunque mantienen la prohibición para exportar siete cortes populares.

El gobierno nacional decidió flexibilizar las exportaciones de carne que estaban frenadas, pero mantuvo la restricción sobre los siete cortes más populares que consumen los argentinos.

Así lo comunicó el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Julián Domínguez, que esta tarde se reunió con los presidentes de las cuatro entidades agropecuarias que componen la Mesa de Enlace.

"Apertura total para las vacas categoría D, E y F con destino a mercados emergentes, un pedido específico de las entidades. Además, se destacó el cumplimiento de todos nuestros compromisos internacionales: Cuotas Hilton, 481, Israel, EE.UU, Chile y Colombia", fue el anuncio oficial, difundido a través de un comunicado.

Domínguez confirmó que seguirá prohibido exportar asado, tapa de asado, vacío, matambre, falda, paleta, nalga y/o cuadrada, los cortes favoritos del mercado interno local.

Además, anticipó un acuerdo con los frigoríficos exportadores para destinar una oferta adicional de 20 mil toneladas de carne para las Fiestas.

“La decisión del presidente Alberto Fernández es aumentar la producción de carne, tanto para facilitar el acceso a todos los argentinos como para generar previsibilidad y confianza a toda la cadena", dijo.

El anuncio se da luego de que la semana pasada se reunieran la Mesa de Enlace del campo y el ministro Domínguez. Allí la contraoferta de los ruralistas fue la de comprometerse a dejar para los consumidores argentinos los 7 cortes populares (asado de tira, tapa de asado, falda, matambre, vacío, cuadrada y paleta) si se libera el comercio exterior del resto de las reses vacuna a todos los destinos.

La contrapropuesta es en realidad lo que el sector productivo viene planteando desde hace meses: “Para que el exportador tenga carne barata tienen que abrir las exportaciones, para que se reactive el mercado y haya más ofertas. De esa manera se controlarán los precios”, remarcan como criterio común los ruralistas.

La expectativa ahora está en una conferencia de prensa en donde se espera que el Gobierno brinden más detalles sobre el futuro de las exportaciones.

En el encuentro, además, se presentó el Plan GanAr 2022-2023, realizado junto al INTA, el SENASA y las Universidades públicas, contempla beneficios como un nuevo esquema de exportaciones para la comercialización de todas las vacas categorías D, E y F; el impulso al aumento del peso de faena y al porcentaje de destete, con créditos a tasas subsidiadas destinados a productores; el estímulo a la inversión en genética y sanidad animal; y la creación con rango institucional de un Consejo Consultivo.

El mismo tendrá el tarea de realizar el seguimiento de las medidas tomadas y posibles readecuaciones futuras y estará integrado por el Consejo Federal Agropecuario; Coninagro, CRA, FAA y SRA; las Cámaras que representan a la Industria; los representantes de los trabajadores; la Cámara Argentina de Feedlot; la Mesa de la Carne; el Ipcva; la Cámara Argentina de Matarifes y Abastecedores; la Asociación de Productores Exportadores de la Argentina (APEA); y por las Universidades de Veterinaria y Agronomía de todo el país.

Participaron del encuentro el titular de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Nicolás Pino; el presidente de Federación Agraria Argentina (FAA), Carlos Achetoni; su par de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Jorge Chemes; y por Coninagro, Elbio Laucirica.

También estuvieron el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, y el de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, quien participó en forma remota.

Además participaron la vicegobernadora de Entre Ríos, María Laura Stratta; el ministro bonaerense de Desarrollo Agrario, Javier Rodríguez; y la titular de la cartera pampeana de Producción, Fernanda González.