La suspensión estaba prevista hasta el 31 de agosto, pero el ente recaudador decidió extenderla por tres meses, en el contexto de la emergencia sanitaria.

La Resolución General N° 5052, publicada este jueves en el Boletín Oficial, mantiene habilitada la posibilidad de realizar ejecuciones fiscales y solicitar medidas cautelares sobre las personas alcanzadas por el aporte solidario y extraordinario que no cumplieron con sus obligaciones.

A través del texto oficial, la AFIP suspende para el universo de empresas beneficiadas la traba de embargos sobre fondos y/o valores de cualquier naturaleza, depositados en entidades financieras o sobre cuentas a cobrar.

La normativa también contempla la posibilidad de avanzar con reclamos referidos al Impuesto sobre los Bienes Personales.

Esta decisión ofrece un instrumento adicional para que las micro y pequeñas empresas, así como las firmas que desarrollan actividades críticas, "puedan amortiguar los efectos económicos de la pandemia sobre los contribuyentes", destacó la AFIP.

Y añadió que lo dispuesto "no obsta al ejercicio de las facultades de esta Administración Federal en casos de grave afectación de los intereses del Fisco o prescripción inminente".

El organismo aclaró que estas medidas apuntan a "morigerar el impacto negativo y no deseado" de la pandemia "sobre diversos sectores de la economía, y generar las condiciones necesarias para lograr la recuperación de la actividad productiva y preservar las fuentes de empleo".

"Atento que continúan vigentes las razones que motivaron las mencionadas suspensiones, resulta aconsejable extender su temporalidad hasta el 30 de noviembre de 2021, inclusive", resaltó.