El gobierno está dando las últimas puntadas a un nuevo plan  ganadero que combinará garantías de cobertura de la oferta de carne al mercado interno y de exportaciones. El presidente Alberto Fernández presentará la propuesta a la industria frigorífica mientras que los ministros Matías Kulfas, de Desarrollo Productivo, y Luis Basterra, de Agricultura, serán los encargados de hacerlo ante el resto de la cadena, especialmente los productores de ganado, y los mandatarios provinciales.

La propuesta tiene tres patas: una reducción de los volúmenes de exportaciones de entre el 30% y el 50% de forma tal que se amplíe la oferta de cortes populares al mercado local; el sostenimiento de las ventas al exterior de todos los programas especiales, como la cuota Hilton; y el lanzamiento de incentivos para que los ganaderos amplíen la producción de crías.

Se espera que los funcionarios dialoguen con los distintos eslabones de la cadena de valor de la carne entre este viernes y el martes próximo. En ese sentido, el sector industrial es el que se ha manifestado más permeable a negociar con el gobierno, mientras que los ganaderos acataron con relativo entusiasmo el lock out comercial que lanzó la Mesa de Enlace en la segunda quincena de mayo y algunos se han mostrado activos en las protestas de los últimos días. De hecho, la Mesa de Enlace ya advirtió que no aceptará ninguna autorregulación que implique una reducción de las exportaciones.

Este domingo 20 vence la prohibición de exportaciones que decretó el gobierno por un mes a fin de presionar a la cadena ganadera ara que baje los precios internos. En el ínterin, el gobierno denunció que los frigoríficos liquidaban parte de los dólares de la exportación en el mercado financiero y no el mercado único obligatorio, mentían a la hora de declarar los ítems exportados a fin de pagar menos retenciones y subfacturaban las ventas al exterior. También reveló que, en general, sus operaciones administrativas y comerciales estaban plagadas de irregularidades. Queda por ver si este acuerdo, que se anunciará el próximo martes –tras el fin de semana largo- borrará el esfuerzo fiscalizador y regulador de este último mes.