El total de las 523.300 hectáreas cultivadas con trigo en Entre Ríos en la campaña 2021/22 presentan "buena" y "muy buena condición", informó hoy la Bolsa de Cereales provincial.

Del total implantado, un 51 por ciento presenta "muy buena" condición; y el 49 por ciento restante "buena".

A través de su sistema de información (Siber), la entidad explicó que el cereal se desarrolla "muy favorablemente" gracias a que las bajas temperaturas y la adecuada disponibilidad hídrica forman un "escenario ideal" para la etapa fenológica de macollaje.

Los colaboradores de la Bolsa explicaron que las últimas precipitaciones la semana pasada fueron "muy propicias" para la incorporación de los fertilizantes nitrogenados aplicados en la mayor parte del área cultivada con el grano.

En tanto, los productores entrerrianos detectaron "mancha amarilla", principalmente en lotes donde hay presencia de rastrojos de la campaña anterior.

Un productor de Entre Ríos necesitará obtener un promedio de 2.283 kilos de trigo por hectárea para hacer frente a los costos en la próxima campaña 2021/22, de acuerdo con un análisis de la Bolsa de Cereales provincial y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta).

Según el estudio, quien arriende los campos deberá producir un promedio de 2.672,50 kilogramos por hectárea; y 2.540 kilos promedio si el terreno es propio.

Por otra parte, la Bolsa provincial precisó que se implantaron unas 6.000 hectáreas con colza, que presenta un estado fenológico "muy amplio" debido al rango de siembras que hubo.

Los primeros lotes implantados en abril se encuentran en plena floración, mientras que los de fecha más tardíos (entre fines de mayo e inicios de junio) están finalizando el estado de roseta.

La oleaginosa "evoluciona favorablemente", apuntó la entidad, y detalló que el 51% presenta muy buena condición, un 46 por ciento buena, y el 4 por ciento restante como "regular".

Dentro de la condición regular se detectan lotes sembrados con baja tecnología y escasa fertilización, empleados como cultivo de cobertura o lotes con problemas de implantación.

Además, existen lotes puntuales que se perdieron debido a que se implantaron en fechas muy tardías, en zonas bajas del relieve y fueron muy afectados por las heladas.

Los colaboradores de la Bolsa remarcaron que de producirse nuevas heladas en la provincia, podría comenzar a generar mermas en el rinde, ya que los primeros lotes sembrados han comenzado a formar silicuas.