El IPC se desaceleró en julio por cuarto mes consecutivo, y anotó el menor registro desde octubre de 2020, según informó el Indec. Acumuló así una suba del 29,1% entre enero y julio, con lo que se superó la proyección oficial del 29% para todo 2021, y registró un alza del 51,8% en los últimos 12 meses. Alimentos y Bebidas se aceleró al 3,4%, desde el 3,2% de junio.

Por cuarto mes consecutivo, la inflación se desaceleró en julio al marcar un 3%, lo que representa el menor registro desde octubre de 2020, según informó este jueves el Indec.

El IPC acumuló así una suba del 29,1% entre enero y julio (se superó la proyección oficial del 29% para todo 2021), y registró un alza del 51,8% en los últimos 12 meses.

La inflación núcleo se redujo pasando de 3,6% en junio a 3,1% en julio; mientras que los regulados bajaron de 3,2 a 1,4%.

Entre los rubros que desaceleraron se destacan: Indumentaria: pasó de 3,5% en junio a 1,2 en julio, menor inflación desde febrero 2020; Transporte: de 3,3% a 2,3%; Comunicaciones: de 7% a 0,4%; Bebidas alcohólicas y tabaco: de 5,5% a 3,1%; Equipamiento y mantenimiento del hogar: de 3,2% a 2,7%

Alimentos y Bebidas tuvo un comportamiento mixto a nivel rubro. Se destacó el menor incremento en los precios de Carnes y derivados y Pan y cereales,

En tanto que por subas en verduras y servicios turísticos y de recreación por las vacaciones de invierno, aumentaron los estacionales.

La inflación de julio desaceleró hasta 3,0% mensual (vs. 3,2% en junio), el menor registro desde octubre de 2020, recortando así por cuarto mes consecutivo el ritmo de incremento de precios.

Por categoría, la inflación Núcleo se ubicó en 3,1% mensual (vs. 3,6% en junio), mientras que los Regulados lo hicieron en 1,4% mensual (vs. 3,2% en junio).

En el mes, hubo aumentos de electricidad, colectivos, taxis y peajes en el interior. En cambio, los Estacionales aumentaron hasta 4,9% mensual (vs 0,5% en junio) por subas en Verduras y en servicios turísticos y de recreación por las vacaciones de invierno.

Por división, varios rubros redujeron su tasa de inflación y permitieron una desaceleración general del IPC.

Entre ellos se destacan Comunicaciones (0,4% vs. 7,0% en junio), Indumentaria (1,2% vs. 3,5% en junio) que registró la menor inflación desde febrero 2020, Transporte (2,3% vs. 3,3% en junio), Bebidas alcohólicas y tabaco (3,1% vs. 5,5% en junio), tras la suba autorizada de cigarrillos el mes anterior, aunque aún con fuerte aumento en bebidas alcohólicas, y Equipamiento y mantenimiento del hogar (2,7% vs. 3,2% en junio).

Por su parte, Alimentos y Bebidas aumentó 3,4% mensual (vs. 3,2% en junio), con un comportamiento mixto a nivel rubro. Se destaca el menor incremento en los precios de Carnes y derivados y Pan y cereales, mientras que se registró un mayor aumento en Verduras e Infusiones, al mismo tiempo que los precios de las Frutas dejaron de caer para pasar a terreno positivo en varias regiones.

También se registró un mayor crecimiento en los precios de Restaurantes y hoteles (4,8% vs. 3,1% en junio) y Recreación y cultura (3,1% vs. 2,2% en junio) por aumentos en hotelería y demás rubros relacionados con el turismo debido a las vacaciones de invierno, así como también en Salud (3,8% vs. 3,2% en junio) por aumentos en medicamentos, Vivienda y comunicaciones (2,9% vs. 2,5% en junio), Educación (2,5% vs. 1,1% en junio) y Bienes y servicios varios (3,2% vs. 2,0% en junio).

“El 3% muestra que es bastante difícil perforarlo porque en julio Hoteles y Restaurantes tuvieron mayor actividad por las vacaciones de invierno y ya aumentaron 4,8% los precios. En agosto estará el aumento de las prepagas que es del 9% y la inercia inflacionaria como en alimentos que no baja del 3%. La perspectiva es que la inflación termine el año cercana al 50% si continuamos a este ritmo. Se desaceleró respecto a marzo pero estamos llegando a un límite para perforar el 3%”, le dijo a Ámbito, el economista Jorge Neyro.