Las medidas anunciadas “no resolverán en absoluto el problema de fondo en relación al precio de la carne al consumidor, sencillamente, porque acciones como las decididas no van al corazón de la inflación, origen de todos estos males”, indicaron desde la Mesa de Enlace, que “ante esta nueva medida inconsulta e inconducente, nos declaramos en estado de alerta y movilización, analizando los próximos pasos a seguir”.

Los cupos de exportación “son una bomba interna que detona las bases productivas, desalienta la inversión, reduce o al menos inmoviliza el stock ganadero, provoca parálisis en diversos sectores del empleo y la economía y disminuye los ingresos de divisas por exportaciones”, precisaron.

En definitiva, “el origen del problema es la espiral inflacionaria indetenible de un gobierno que se muestra ineficiente. Intentar ocultar las raíces profundas del problema mostrando al campo como el villano del cuento, es como hacer un agujero en un barco para que salga el agua: a alguno podrá parecerle una buena idea, pero termina en naufragio”, señalaron.