Con la finalidad de desincentivar la salida de dólares del país y cuidar las reservas, este jueves el Banco Central (BCRA) prohibió que los emisores de tarjetas de crédito financien en cuotas los pasajes de avión al exterior y los demás servicios turísticos del exterior. 

A partir de la medida, que comenzará a aplicarse este viernes, los que quieran comprar pasajes al exterior y adquirir servicios turísticos por fuera del país deberán optar por sacar un préstamo personal con una tasa que ronda actualmente el 78% u optar por pagar el mínimo de la tarjeta y refinanciar el resto con una tasa del 43 por ciento.  

A través de la Comunicación 7407, la entidad que conduce Miguel Pesce indicó: “Establecer, con vigencia a partir del 26.11.21, que las entidades financieras y no financieras emisoras de tarjetas de crédito no deberán financiar en cuotas las compras efectuadas mediante tarjetas de crédito de sus clientes -personas humanas y jurídicas- de pasajes al exterior, y demás servicios turísticos en el exterior (tales como alojamiento, alquiler de auto, etc), ya sea realizadas en forma directa con el prestador de servicio o indirecta, a través de agencias de viajes y/o turismo web u otros intermediarios”.

Comunicación 7407 by elDiarioAR
Según un informe del Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI) del Ministerio de Desarrollo productivo, el déficit de ingresos y egresos de la cuenta viajes a través de operaciones del Mercado Único y Libre de Cambios (MULC) acumulado entre 2012 y 2020 fue de US$ 47.800 millones, según datos de BCRA.

En ese sentido, el Gobierno está impulsando el turismo interno a través del programa "Pre-Viaje" que bonifica el 50% de los consumos realizados en la compra de pasajes, alojamiento, excursiones y alquiler de vehículos, entre otros servicios, por un momento de hasta $100.000 por persona.

Un mes atrás el Central habilitó a los bancos a ofrecer a los turistas extranjeros que visiten Argentina la apertura de una caja de ahorro en pesos y dólares, con la idea de que las cuentas puedan usarse para compras en comercios en pesos en el país y de esa forma captar parte del ingreso de divisas que ingresará de forma legal a través del turismo.

Se espera el turismo sea uno de los motores de la actividad económica en los próximos meses y por el que ingresan al año entre US$ 5.000 y US$ 6.000 millones, según datos del Indec.

"Una estimación conservadora puede ser entre 15% y 20% del turismo que ingrese por esta cuenta. Incrementa oferta de dólares formales, mejora la recaudación impositiva", señalaron a Télam fuentes de la autoridad monetaria.

La idea es que los bancos puedan ofrecerle a los turistas una tarjeta precargada en pesos contra los dólares de la cuenta, de modo que puede llegar al hotel y tener disponible por ejemplo la tarjeta de débito de su cuenta y así evitar traer billetes o bien evitar ser estafados o sufrir robos al cambiarlos por pesos en una casa de cambio ilegal.

De esta forma, los turistas podrán acceder a servicios financieros para el cambio de moneda, es decir, que podrán cambiar sus dólares a través del mercado de capitales a tipo de cambio MEP (actualmente en $ 200 por dólar), una mejor cotización que la del tipo cambio oficial minorista que es de $ 105 por unidad y para el que no hace falta parking, por lo que podrán disponer de los pesos en forma inmediata.

"El turista se beneficia porque no maneja efectivo, no tiene que acudir a una cueva, evita riesgo de asalto o estafa con monedas falsas. Además se puede beneficiar de cualquier campaña de promoción, por ejemplo para pagos con QR o que realice su entidad", explicaron desde el BCRA sobre la medida.

Sin embargo, los bancos aún no decidieron si ofrecerán este tipo de producto.

Fuentes del sector confirmaron a Télam que no tienen claro si los costos de ofrecer ese producto, en materia de desarrollo de producto específico, se compensa con la masa de potenciales clientes que podrían conseguir.