Este lunes comenzaron a circular en cadenas de mensajes de voz la denuncia de una nueva modalidad de fraude a través de la usurpación de cuentas y número de teléfono usada en la popular plataforma de mensajería gratuita WhatApp. A través de un mensaje que simula ser una actualización de la aplicación, los timadores informáticos se apoderan de la línea para luego enviar mensajes a los contactos quienes mediante engaño transfieren dinero a la cuenta de los ladrones. Este ardid es investigado por denuncias efectuadas por damnificados en la provincial, se confirmó a AIM.

“Sí, están hackeando las cuentas de WhatsApp”, señaló en diálogo con esta Agencia el jefe de Delitos Económicos de la Policía de Entre Ríos, comisario Javier González. Las denuncias de víctimas radicadas en la provincia están siendo investigadas pero varios casos ya comenzaron a tener estado público a través de cadenas de mensajes de voz que advierten no caer en el engaño de “aceptar” una actualización en la app instalada en los teléfonos celulares. Dos casos al menos, en Paraná y en ciudad de La Paz, reproducen el modus operandi.

El engaño se produce cuando se responde un supuesto mensaje de la empresa que gestiona WhatsApp. Montado en las polémicas suscitadas por las condiciones de uso para renovar el servicio gratuito y que muchos usuarios no prestan atención a las “actualizaciones” de este tipo o de software, es usual que se aprueben estos permisos sin detenerse. Es así que con un ardid de un mensaje falso se habilita a los estafadores al control de los teléfonos a partir de introducir un sistema informático nocivo a través WhatsApp. Una vez apoderada la línea de teléfono usando esta plataforma, los ladrones envían mensajes a contactos de la víctima hackeada ofreciendo dólares a menor precio del mercado. Este es el anzuelo con el que se han concretado las estafas en los casos divulgados en Entre Ríos. Como el remitente de los mensajes de la línea usurpada está agendado, es de confianza, familiar o conocido de los interesados en la operación financiera, terminan cayendo en la telaraña y son saqueados de su dinero. Porque para concretar el intercambio de divisas, los ladrones dejan un número de cuenta para hacer la transferencia de dinero. Este movimiento es desconocido por el titular de la línea y cuando se advierte de la estafa, suele ser demasiado tarde.

Quienes adviertan estas maniobras, pueden realizar la denuncia en la sede policial más cercana, al 101 o 911, así como también al 343 4209997, la línea de Delitos Económicos de la policía.