Un nutrido grupo de personas entre los que estaban familiares y amigos de Kevin Ríos, asesinado a puñaladas el 13 de julio del pasado año, se concentraron este jueves por la tarde en el acceso JJ Bruno y marcharon desde calle 26 del Oeste hasta llegar a la rotonda del Monumento Urquiza.

Esta marcha era de esperar tras conocerse que la Justicia dispuso la prisión domiciliaria de Nicolás Ezequiel Villarreal de 23 años, uno de los dos implicado en el homicidio, mientras que el otro acusado, Damián Federico Romero (27), se encuentra en libertad.

El reclamo de justicia por el joven asesinado se produce a pocas horas de que (como lo informara 03442) en audiencia desarrollada en el Juzgado de Garantías, se resolviera morigerar la medida dispuesta para Villarreal, recordándose que la Querella ya había solicitado que también fuera detenido el otro implicado.