En 1992, los Estados de Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay alcanzan un acuerdo de transporte fluvial para constituir una vía navegable de uso común y coordinado por los ríos Paraná y Paraguay; este acuerdo dio lugar a la Hidrovía Paraná Paraguay. La Hidrovía se extiende desde Puerto Cáceres en Brasil, hasta el Puerto de Nueva Palmira en la República Oriental del Uruguay. Tiene una extensión de más de 3.400 kilómetros.

Figura 1: Mapa del Acuerdo de Transporte Hidrovía Paraná-Paraguay.
Figura 1: Mapa del Acuerdo de Transporte Hidrovía Paraná-Paraguay.

En la República Argentina, el sector de la Hidrovía Paraná Paraguay se denomina Vía Navegable Troncal. Esta se extiende desde la zona de Confluencia -encuentro de los ríos Paraguay y Paraná en Chaco-Corrientes, hasta la desembocadura del Río de la Plata en el Océano Atlántico.

Figura 2: Vía Navegable Troncal Río Paraná y Río de la Plata. La línea roja marca la zona de mayor profundidad, donde operan buques oceánicos, mientras que la línea verde marca la zona donde operan barcazas y buques de menor calado.
Figura 2: Vía Navegable Troncal Río Paraná y Río de la Plata. La línea roja marca la zona de mayor profundidad, donde operan buques oceánicos, mientras que la línea verde marca la zona donde operan barcazas y buques de menor calado.

En 1993, el Poder Ejecutivo nacional llama a licitación pública nacional e internacional para la realización de “tareas de redragado, mantenimiento y señalización de vías navegables” (Decreto 863/1993). Las obras fueron concesionadas en 1995 a un consorcio privado y, por medio de diversas negociaciones, la concesión se fue renovando hasta el 2021, extendiendo su área geográfica -entre el acceso al puerto de Santa Fe y el KM 205.3 del Rio de la Plata-. El 30 de abril de 2021 venció el plazo de la última renegociación del contrato, el cual fue prorrogado por noventa días.

Recientemente, por medio del Decreto 427/2021 de fecha 30 de junio de 2021, el Poder Ejecutivo nacional otorgó a la Administración General de Puertos –Ministerio de Transporte- “la concesión de la operación para el mantenimiento del sistema de señalización y tareas de dragado y redragado y el correspondiente control hidrológico de la Vía Navegable Troncal comprendida entre el kilómetro 1238 del RÍO PARANÁ, punto denominado Confluencia, hasta la Zona de Aguas Profundas Naturales en el RÍO DE LA PLATA exterior” por el plazo de un año.

Esta decisión finalizará, hacia fines de julio de 2021, el contrato con la empresa HIDROVIA SA y se efectivizará el traspaso a la órbita de la Administración General de Puertos –AGP-. En este plazo de tiempo, la AGP tiene la función de realizar operaciones de mantenimiento de las vías navegables, aquellas obras que establezca el Ministerio de Transporte –está habilitada la posibilidad de licitar servicios de dragado, mantenimiento y señalización en el caso que la AGP no posea las capacidades de asumirlas-.

Asimismo, junto a Transporte y el Consejo Federal Hidrovia, tendrá la responsabilidad de confeccionar los proyectos de obras fluviales y la confección de los pliegos de bases y condiciones para convocar a licitación pública en las áreas de la Vía Navegable Troncal que establezcan desde el ministerio.

Por otro lado, es de destacar que esta decisión refiere a los que son las obras civiles en la Vía Navegable, no tiene relación con la discusión relacionada con problemáticas de control sobre la actividad y/o obras. Según declaraciones del Ministro de Transporte Alexis Guerrera lo relacionado con “control” –en principio, la constitución de un organismo de control con participación Nacional y provincial, en materia de control de obras, aspectos financieros y ambientales y también relacionados con diversos aspectos de la seguridad interior- es un proyecto que se encuentra en estudio en la Presidencia de la Nación.

Acciones desde la llegada al gobierno nacional del Frente de Todos

En los primeros días de gobierno, el presidente de la nación, Alberto Fernández, se comprometió con las provincias litorales a ser partícipes de la gestión de las vías navegables. En este sentido, el Ministerio de Transporte y de otros organismos nacionales avanzaron en una fórmula de gestión de las vías navegables que incluyeran a los actores públicos centrales en una misma mesa de acuerdo y de decisión. Tal es así que en agosto de 2020 se firmó el Acuerdo Federal de la Hidrovía entre el Estado nacional y las provincias fluviales Misiones, Corrientes, Entre Ríos, Buenos Aires, Santa Fe, Chaco y Formosa.

El primer hito de este acuerdo fue la constitución del Consejo Federal Hidrovía –CFH- como un “espacio de coordinación política y estratégica” entre las jurisdicciones para la planificación de políticas públicas de mediano y largo plazo, que tengan como principio a la “modernización, integración y competitividad de la Hidrovía en toda su extensión en el territorio nacional”. Sus integrantes, definidos posteriormente por Resolución del Ministerio de Transporte son, por el Estado nacional, el Ministerio del Interior, de Desarrollo Productivo y de Transporte –que ejerce la Presidencia del CFH- y representantes de las provincias de Buenos Aires, Corrientes, Chaco, Entre Ríos, Formosa, Misiones y Santa Fe con carácter de miembros permanentes. En igual modo, a invitación de Transporte, pueden ser convocados actores de puertos públicos y privados, empresarios, entidades de usuarios, organizaciones no gubernamentales y sindicales y otros organismos públicos y académicos, únicamente con carácter consultivo.

El 22 de febrero de 2021, en la ciudad de Rosario, se llevó a cabo la primera reunión del CFH. En el encuentro, se encontraron el Ministro de Transporte de la Nación junto al Gobernador de Santa Fe Omar Perotti y los gobernadores de las provincias de Buenos Aires, Chaco, Corrientes, Entre Ríos, Misiones y representantes de Formosa como también funcionarios del Ministerio del Interior, de Desarrollo Productivo y de Ambiente y Desarrollo Sostenible, el Ministro de Defensa, entre otrxs. Asimismo, participaron una diversidad de actores invitados, citados por Transporte.

Figura 3: Reunión del Consejo Federal Hidrovía, 22 de febrero, en Rosario, Santa Fe.
Figura 3: Reunión del Consejo Federal Hidrovía, 22 de febrero, en Rosario, Santa Fe.

De la primera reunión del CFH –hasta el momento la única celebrada-, los gobernadores funcionarios establecieron los requerimientos y expectativas que tienen en torno a la política de transporte fluvial en las vías navegables, aunque fue importante la concepción más amplia de la necesidad de un planeamiento de largo plazo y de carácter integral para desarrollar en torno a la futura concesión de obras en los ríos.

Posteriormente, en el mes de marzo, se dio lugar a las reuniones de las comisiones técnicas del CFH, donde se abrió el debate a los actores interesados para sumar visiones y propuestas para la formulación de la futura concesión.

Por su parte, el Congreso de la Nación generó, asimismo, diversas acciones políticas que tuvieron la finalidad de incluir en la agenda pública la discusión sobre la “Hidrovía”. Las primeras manifestaciones, como se indicó, fueron realizadas por el Senador Nacional Jorge Taiana, quien desde un primer momento, advirtió la trascendencia de este tema. Junto a compañerxs del Frente de Todos durante 2020 militaron el tema de las vías navegables desde la mirada de la soberanía nacional. Asimismo, la Senadora Nacional María de los Angeles Sacnun generó acciones para favorecer este debate, representando a la comunidad de su provincia. Fue determinante su gestión para incorporar en los debates al Foro de Localidades Portuarias de Santa Fe.

A mediados de abril, la Senadora Sacnun defendió el proyecto de creación de una Comisión Bicameral por la Hidrovía Paraná-Paraguay en un plenario de comisiones del H. Senado de la Nación. Este proyecto, con sanción de la H. Cámara de Senadores de la Nación y cuenta con dictamen favorable y próximo a tratarse en la H. Cámara de Diputados de la Nación[1]. Con este proyecto, el Poder Legislativo se encamina a constituir un espacio legislativo de contralor de las problemáticas sobre las vías navegables fluviales.

Los proyectos para Entre Ríos

La provincia de Entre Ríos acompaña esta discusión como uno de los actores principales y con un claro interés, participar de las decisiones en torno a las vías navegables y, en este sentido, potenciar el sistema público de puertos de la provincia para incorporarlos de manera efectiva en la “Hidrovía”.

Estos objetivos no son recientes, sin embargo. Desde el traspaso del Estado nacional de los puertos, la provincia decidió la administración de la política portuaria a través del Instituto Portuario de la Provincia de Entre Ríos. Esta entidad coordina a los cuatro entes públicos, los puertos de La Paz, Diamante e Ibicuy –sobre el rio Paraná- y el de Concepción del Uruguay, ubicado sobre el Río Uruguay. Las últimas gestiones de gobierno decidieron revalorizar los puertos provinciales como puerta de salida a la producción nacional; el caso más reciente de reactivación portuaria lo constituye el Puerto de Ibicuy, ubicado en el sur de la provincia, que desde marzo de 2019 volvió a operar con cargas destinadas al exterior.

Asimismo, desde hace algunos años, diversas autoridades provinciales advirtieron la oportunidad histórica que representaba el fin de la concesión con la empresa HIDROVIA SA para la discusión en torno a las vías navegables en el presente. En este sentido, la participación de la provincia en el Consejo Federal Hidrovía[2] representa todo un logro.

Los proyectos sostenidos como prioritarios para la provincia

Por otro lado, Entre Ríos tiene por delante un fuerte desafío que es el de incorporar las vías navegables secundarias a la Vía Navegable Troncal: como establece el Decreto 949/2020, una de las áreas a licitar es el sistema de ríos Paraná Guazú, y Rio Talavera y el rio Paraná Bravo -este último que no representa una prioridad por ser favorable a las operaciones del Puerto de Nueva Palmira-. Esta área geográfica, en los años de la concesión actual, no fue priorizada en las obras de dragado y señalización, por cuanto es una zona que prácticamente será intervenida por primera vez, de manera que abre numerosos desafíos, entre otros, la cuestión ambiental[3].

En particular, este sector es de interés de la provincia de Entre Ríos. En ocasión de la primera reunión del CFH, el Gobernador Gustavo Bordet planteó la propuesta de concretar obras de dragado en el río Paraná Guazú -a la altura del KM 228- que le permita a los puertos y principalmente al Puerto de Ibicuy una conectividad con el Río de la Plata, pero también con el Río Uruguay por el río Paraná Bravo que permita integrar dos hidrovías, la del Paraná Paraguay y la del Uruguay; del mismo modo, el gobernador sostuvo la necesidad de recuperar la red ferroviaria para fortalecer la política de cargas.

Obras planteadas para favorecer al Puerto de Ibicuy. Zona Geográfica.

En la actualidad, en dicha zona existe un canal recto que vincula al río Paraná Guazú con el río Paraná Ibicuy y atraviesa las Islas Lechiguanas, jurisdicción del Departamento Gualeguay, en la provincia de Entre Ríos. Dicho canal posee 650 metros de longitud, teniendo un ancho que se aprecia entre los 15 a 25 metros en su trayecto -las medidas fueron calculadas en aproximación-.

En las imágenes 4 y 5 se observa la zona que planteó el mandatario provincial[4].

Figura 4: Ejido de Ibicuy y Puerto sobre Rio Paraná Ibicuy. Fuente Google Maps.
Figura 4: Ejido de Ibicuy y Puerto sobre Rio Paraná Ibicuy. Fuente Google Maps.
Figura 5: KM 228 del Río Paraná Guazú, donde se observa el canal ya existente que se pretende dragar para generar una vinculación navegable entre el Paraná Guazú y el Parana Ibicuy-Puerto Ibicuy. Fuente: Google Maps
Figura 5: KM 228 del Río Paraná Guazú, donde se observa el canal ya existente que se pretende dragar para generar una vinculación navegable entre el Paraná Guazú y el Parana Ibicuy-Puerto Ibicuy. Fuente: Google Maps

Otras obras fluviales en la provincia

Por otro lado, el Fiscal de Estado de la provincia anunció que, en representación de Entre Ríos, presentó las propuestas para incluir en la futura licitación. En este sentido, propuso una profundidad de 40 pies desde el Río de la Plata al Puerto de Diamante –en este punto recordamos lo mencionado sobre el impacto ambiental en los ríos- a fin de aumentar la capacidad de carga con la navegación de buques oceánicos, la condición de dragado y mantenimiento de los accesos a los puertos públicos de la provincia, y considerar los aspectos ambientales para cada uno de estos proyectos, y el cumplimiento real de planes de mitigación y preservación del ambiente, entre otras obras.

Figura 6: Vía Navegable Troncal: Zona de puertos de Santa Fe y la ciudad y puerto de Diamante en la provincia de Entre Ríos. La propuesta de Entre Ríos es llevar a Diamante la misma profundidad de los puertos de Santa Fe, 40 pies (aprox. 12 metros). Fuente: Google Maps.
Figura 6: Vía Navegable Troncal: Zona de puertos de Santa Fe y la ciudad y puerto de Diamante en la provincia de Entre Ríos. La propuesta de Entre Ríos es llevar a Diamante la misma profundidad de los puertos de Santa Fe, 40 pies (aprox. 12 metros). Fuente: Google Maps.

La provincia sostiene un planteo de alcanzar una “paridad” de profundidades en los ríos con la provincia de Santa Fe.

Desde esta mirada, observamos dos escenarios generales, donde sostenemos que los gobiernos locales serán cada vez más actores partícipes de esta política pública. Por un lado, un escenario externo a los propios municipios, como otro escenario de orden interno.

En cuanto al escenario externo, entendemos que una política de transporte en los ríos, que incluye la realización de obras fluviales, como la mejora de los puertos existentes o la creación de nuevas terminales, involucra de manera directa a un municipio dado que mejorar las condiciones y capacidades de los puertos genera un impacto en las ciudades y sus comunidades. Por sí mismo, estos impactos pueden ser positivos –aumentar fuentes de trabajo, ingresos públicos, revalorización de las ciudades, entre otros-, como también pueden ocurrir impactos negativos, como los perjuicios que conlleva un aumento del transporte vial, para mencionar uno de ellos.

Por estos motivos, es que entendemos que es necesario que las voces de los representantes públicos de las ciudades portuarias participen de los debates como de las acciones que se estiman para el mediano plazo.

En este marco, y en vistas de problemáticas y desafíos comunes a los gobiernos locales en función de una política de transporte por las vías navegables –cuyas expectativas son de un crecimiento sostenido en el mediano plazo-, puede surgir un planeamiento de políticas públicas que atienda necesidades propias del crecimiento económico, como políticas viales y de accesos y caminos, políticas tributarias locales, políticas sanitarias, sociales y urbanísticas, entre otras, con el objetivo de anticipar problemas, planificar posibles soluciones y formular políticas públicas en común entre diversos municipios.

[1] Las legisladoras Mayda Cresto y Blanca Osuna fueron expositoras en la reunión de las Comisiones de la H. Cámara de Diputados de la Nación. Entre sus participaciones, destacamos: Diputada Mayda CRESTO, destaca el interés de la provincia de Entre Ríos en los cuatro puertos públicos; que estos se conecten con la Vía Navegable Troncal, con la mayor profundidad posible. En igual modo, que puedan integrarse medios de transporte fluvial, marítimo y el ferroviario y el terrestre. Asimismo, la Diputada Blanca OSUNA, sostiene la necesidad que ER esté representada en la Bicameral; introduce el planteo que las universidades de la provincia sean parte de la discusión: menciona a la Regional UTN, UNER y UADER. Advirtió sobre los complejos de puertos de Rosario y Buenos Aires y la necesidad de desconcentrar la actividad hacia otras regiones, así como la conexión de tramos secundarios con la VNT y las cuestiones ambientales.

[2] Por su parte, es de destacar que el Secretario Ejecutivo del CFH es el actual Subsecretario de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante Leonardo Cabrera, anterior funcionario ejecutivo de la provincia en el área de puertos.

[3] Respecto del Río Paraná Bravo, existe una controversia a los intereses nacionales dado que las mejoras en este río suponen una facilidad de ventajas para el Puerto de Nueva Palmira, República Oriental del Uruguay, un puerto que compite directamente contra los puertos nacionales, en especial, con la potencialidad de los puertos de Entre Ríos.

[4] En la zona, por su parte, se encuentra un Área Natural Protegida establecida por la Ley provincial 9.718. La zona corresponde a los Humedales e Islas del Departamento Uruguay, Gualeguaychú e Islas del Ibicuy en el territorio de la provincia de Entre Ríos. Asimismo, la norma declara de interés provincial, cultural, ambiental y científico. Si bien el canal se encuentra, en principio, en jurisdicción de otro departamento provincial, el área de influencia de las obras y de operaciones fluviales sí se encuentra en zona del área natural. En el mismo sentido, se la declara como Reserva de Uso Múltiple, denominada como “Reserva de los Pájaros y sus Pueblos Libres”.