Sin sorpresas se presentaron las listas de candidatos para las elecciones legislativas de medio término. Las mismas siempre sirven para medir los apoyos y/o rechazos al rumbo general que implementa el gobierno. Habrá que decir que en las actuales circunstancias son las que “puede” implementar el gobierno, mojado sobre llovido. Como hemos sostenido persistentemente, a la pandemia neoliberal el gobierno se vio sorprendido por una pandemia sanitaria global e inesperada, que puso patas para arriba al mundo entero. El contexto, inédito por donde se lo mire, ofrece un escenario abierto, no sólo en cuanto a resultados, sino en cuanto a la participación ciudadana. Como se viene reflejando en esta columna dominical, esta elección tendrá un universo sub 40 que alcanza la mitad del padrón electoral. Menores de 18 años y mayores de 70 no tienen la obligatoriedad de concurrir a las urnas, más la amenaza que persiste en la calle y el amontonamiento, bien puede presumirse que esta vez no se producirá el fenómeno de participación popular con porcentajes de asistencia que muchas veces rondaron el 80% de los ciudadanos habilitados. Como sea, bienvenido el mágico y sagrado ejercicio de la participación ciudadana libre y en paz. Vale recordar que la historia argentina registra larguísimos periodos en los que ello estaba vedado y que mucha sangre se derramó en su conquista.

La lista de Frigerio: él, Marcela Ántola, Atilio Benedetti, Nancy Ballejos, y Mauricio "Palito" Davico.
La lista de Frigerio: él, Marcela Ántola, Atilio Benedetti, Nancy Ballejos, y Mauricio "Palito" Davico.

Los oficialismos no sorprendieron en sus cabezas de listas. El gobierno nacional encara la madre de las batallas en la provincia de Buenos Aires con una Albertista pura, la funcionaria encargada de políticas sociales Victoria Tolosa Paz, secundada por el ministro Cristinista y responsable del operativo vacunatorio más grande de la historia en dicha provincia, Daniel Gollán. En este caso la sorpresa fue la presencia de Sergio Pallazo, el sindicalista de origen radical y referente de la corriente federal de la CGT, toda una señal para los trabajadores que suplican tener una paritaria y salarios como los bancarios. En tanto, la oposición resolverá su interna para encabezar la boleta en las generales de noviembre en las urnas con referente del PRO Diego Santilli por un lado y el radical Facundo Manes.

La lista de Galimberti: él, Mariana Salinas, Darío Schneider, Flavia Pamberger y Ramón Cornejo
La lista de Galimberti: él, Mariana Salinas, Darío Schneider, Flavia Pamberger y Ramón Cornejo

El Intendente de la ciudad de Buenos Aires logró imponer criterios y se llevó puesto al macrismo residual más duro, resucitó a María Eugenia Vidal, dándole un lugar en un territorio amigable, evitándole una nueva derrota en la provincia. Hay que recordar que Horacio y María Eugenia caminan juntos desde hace años, cuando formaron el Grupo Sophia, un think tank del liberalismo que existe desde antes que el Director de la Fundación Favaloro tome la drástica decisión de no continuar con su vida. No hubo halcones que pudieran con la birome del Intendente y tanto Macri como Patricia Bullrich se tuvieron que conformar con colar al polemista Fernando Iglesias. Seguramente el Bolivia Gate fue el último escándalo que terminó de hundir las intenciones del sector que ya venía a los tumbos con el caso Correo, la revelaciones de la mesa judicial y todos los hechos que llevaron al final de la carrera electoral de Mauricio. Allí tendrán la tarea de dar batalla el radical Leandro Santoro y la periodista Gisela Marzziota.

La lista de Alberto y Cristina: Leandro Santoro y Gisela Marziotta encabezan la lista de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y Victoria Tolosa Paz y Daniel Gollán la lista de la provincia de Buenos Aires.
La lista de Alberto y Cristina: Leandro Santoro y Gisela Marziotta encabezan la lista de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y Victoria Tolosa Paz y Daniel Gollán la lista de la provincia de Buenos Aires.

En Entre Ríos, el oficialismo apuesta a la figura de Enrique Cresto. El funcionario que está en uso de licencia en la intendencia de Concordia aceptó el reto que le propuso Alberto Fernández. Lo acompañará Carolina Gaillard, Tomás Ledesma de la Cámpora, la Secretaria de la Juventud de la provincia Brenda Ullman y el presidente municipal de San Salvador, el abogado Lucas Larrarte. Al igual que en Buenos Aires, en nuestra provincia la oposición dirimirá una primaria para ver sí encabeza el PRO o el Radicalismo. Rogelio Frigerio enfrentará al intendente de Chajarí, Pedro Galimberti.

Los trabajos de opinión vienen reflejando un escenario de polarización que se repite en los distintos territorios. Hoy miden más los frentes políticos, es decir las marcas, que los propios candidatos. Habrá que ver ahora, conocidos los perfiles, que margen tendrán los espacios para crecer. Siempre las mayores posibilidades las tendrán los oficialismos. Claro está que la elección es nacional, y en nuestra provincia se supernacionaliza, entre otras cosas por el alto consumo y penetración de los medios nacionales. Solo una fuerte intervención del gobernador en la campaña puede relativizar el peso determinante de la imagen del gobierno nacional en el elector entrerriano. El gobierno tiene a la pandemia como excusa de no poder cumplir con su promesa de encender la economía, pero puede mostrar números importantes. Sí cumplió con los remedios de los jubilados. Queda a la espera un salariazo que enfrente la inflación que sufren los ciudadanos de a pie. En distintas provincias se preparan programas que inyecten recursos en los alicaídos bolsillos de los trabajadores. El interminable período pandémico camufló cambios cualitativos en la composición de la intervención del Estado; aquél gobierno recién asumido de Alberto Fernández casi que desayunó con la aparición del Covid, y tuvo que apelar a mecanismos variados de ayuda para mantener niveles de actividad decorosos en una golpeada economía.

La capital entrerriana ha sido depositaria de un flujo mayúsculo en materia de Inversión Pública, que le han permitido amortiguar los valores de desocupación y un programa de obras dinámico con mayoría de aportes nacionales. Esa presencia no ha pasado desapercibida en una ciudad que recibió un cúmulo de promesas en la gestión de Mauricio Macri –recordar que prometieron desde un Metrobus hasta el puente Paraná-Santa Fe-. Según los números que se manejan en el Palacio Municipal, el 70 % de los paranaenses observan obras en la ciudad y el 60% la ve limpia y ordenada y más del 60 % piensa que la situación económica se mantendrá igual o mejorará, marcando un contraste fuerte con otros distritos donde la pesadumbre y el hartazgo hacen del futuro una quimera; esa visión derivaría en un alza en la imagen de las autoridades municipales, provinciales y nacionales, justo en el momento de consulta ciudadana sobre la marcha de los gobiernos en los próximos septiembre y noviembre.

La consideración en alza que según encuestas estaría mereciendo la gestión municipal de Paraná, confluirá en el cuarto oscuro con el desafío que se autoimpuso el MUR, Movimiento de Unidad Radical, que finalmente decidió competir por fuera de Juntos por Entre Ríos. Los restos del espacio que lideró hasta el momento de su fallecimiento Sergio Varisco, llevan como primera candidata a Lucia Varisco, actual diputada provincial. La jugada es fuerte aunque no sorpresiva. Hay todavía muchas cosas que se mantienen a oscuras y que podrían alumbrar, en el marco de esta campaña, dando cuenta desde donde se dispararon las causas judiciales que jalonaron la última etapa del principal dirigente que dio el radicalismo, luego del viejo caudillo Sergio Montiel. Sus allegados están convencidos que la persecución anidó en el gobierno nacional de Mauricio Macri y tuvo por fin allanar el camino a quien fue ministro del Interior de ese gobierno. Esas cuitas, que difícilmente puedan ser saldadas, pueden costar muy caro en esta elección a la coalición que aspira a representar Rogelio Frigerio. Consecuentemente, puede operar a favor del Frente de Todos, cuyos principales dirigentes no pudieron ocultar su beneplácito por la definición del varisquismo y hasta especulan en que dicha decisión puede incluso abrirles la puerta a un triunfo. De todas maneras esto recién empieza y como se sostiene más arriba, la campaña estará jalonada por la altísima penetración de los medios hegemónicos en los hogares entrerrianos. Es en esas pantallas donde más se desplegarán las campañas de la oposición. Allí los argentinos en general, y los entrerrianos en particular, seguirán escuchando clamar por “las vacunas que no llegan” mientras que en la realidad ven que el dispositivo vacunatorio avanza velozmente, tanto que ya se están vacunando a jóvenes de 18 años sin factores de riesgo. La polarización estará más expuesta que nunca y los medios concentrados de comunicación llenarán sus espacios potenciando la anti política. Se estima baja participación en las primarias, donde convocarán más los frentes que las disputen. Para las generales de noviembre seguramente será otra la realidad. El partido inició y la pelota comenzó a girar, el primer tiempo es una realidad, el resultado mostrará qué piensan los ciudadanos del pueblo argentino ante esta situación extraordinaria que también, como a todos, atraviesa a la política electoral.