La exposición de Manes se extendió por aproximadamente 40 minutos donde dejó importantes definiciones sobre el presente y el futuro del país. El disertante expresó que "estamos frente a una época que requiere de grandes acuerdos" y comparó la situación actual como las que llevó a Alfonsín a impulsar el Consejo para la Consolidación de la Democracia y a Eduardo Duhalde el Consejo Económico y Social.

En otro tramo Manes se refirió a la necesidad de superar "la grieta". Habló de ponerle fin a la misma, ya que la grieta embrutece y empobrece da vez más. "Esta grieta mental (...) que tenemos nos hace más débiles, más pobres, nos impide unirnos con un propósito de Nación y de país", señaló, para luego instar a dialogar, aún con quienes se tiene distintas visiones. "Tenemos que focalizar en los problemas que nos unen en vez de priorizar los que nos dividen", sintetizó.

Manes también definió a la política como la mejor herramienta de transformación social y consideró que Argentina está enferma y hay que sanarla. Parte de esa sanación, a su juicio, anida en la educación y en el paradigma del conocimiento. Con visión política el disertante expresó que es momento de construir y aventuró que las viejas formas de hacer las cosas no funcionan.

En clave de futuro Manes se refirió, en la parte final de su intervención, a la importancia de la educación presencial y de la educación, en general, planteando la necesidad de un equilibrio en el abordaje sanitario, económico y social en la gestión de la pandemia. "Tienen que saber los fundamentalistas de la coyuntura que el futuro está preñado de presente y que el presente debe estar preñado de futuro", concluyó. (APFDigital)