La campaña de vacunación adquirió intensidad de F1. Llegan cientos de miles y otros tantos se vacunan. El virus iguala y sin importar edad, género o situación socioeconómica, los vacunados suspiran aliviados y hasta con emoción, la posibilidad de pelear con posibilidades de sobrevivir a la pandemia. La oposición y los medios dominantes deben hacer un esfuerzo dialéctico fenomenal para encontrar todos los días el pelo en la leche. Igualmente, los márgenes de rezongo se desvanecen porque hasta el más taimado reconoce, agradece y baja la guardia al ser inoculado. Al calor de los operativos que van incorporando segmentos cada vez más jóvenes, se reduce la angustia, mejora el humor social y el gobierno mira de reojo el calendario electoral con otra perspectiva.

Una buena semana tras meses de desasosiego quedó desvanecida por el furcio presidencial. Impropio de una persona culta, las palabras de Alberto sonaron disonantes conceptualmente a toda la América morena. En la Argentina, que “el saco no te quede grande”, es tarea titánica. No a cualquiera le calza bien. Más vale que pueden cometerse errores por estar atribulado y sobrepasado de temas y tareas. En cualquier caso, faltan saberes, faltan lecturas, falta cultura, pero sobre todo ubicación por el cargo que se ocupa. Un dirigente peronista no puede desconocer que el propio Juan Perón reivindicaba su pertenencia originaria. La afirmación presidencial desconoce la procedencia de su padre político y fundador del movimiento al que pertenece. Sobra ombliguismo porteño.

"El hombre es dueño de su silencio y esclavo de sus palabras” es una frase célebre que se atribuye a Aristóteles. Citar a Octavio Paz siempre queda bien, habrá pensado Alberto cuando, en presencia del presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, citó una frase atribuida al poeta y premio Nobel mexicano. La referencia a Paz es inexplicable porque la frase pertenece al conocido tema musical “Llegamos de los barcos” que su autor, Litto Nebbia grabó en 1982 con los cordobeses Músicos del Centro.

Litto Nebbia & Los Músicos del Centro - Llegamos de los barcos.

Los dichos del Presidente sembraron problemas en donde no los había. La frase “venimos de los barcos” expresa mucho y no sorprende. En esta columna señalamos reiteradamente que Alberto se siente muy cómodo con los líderes europeos. A confesión de parte…Él mismo se autodefinió socialdemócrata, y es conocido que antes de ser designado candidato a presidente su objetivo era ocupar la embajada argentina en España, con Cristina Fernández presidenta y quizás Felipe Solá como vice.

Sin exculparlo, hay que decir que no es el primero en desconocer la preexistencia de los originarios y sostener el mito de Argentina como país de origen europeo. En la edición 2018 del Foro Económico Mundial de Davos, Mauricio Macri expresó que "la asociación entre el Mercosur y la Unión Europea es natural porque en Sudamérica todos somos descendientes de europeos". Toda comparación es odiosa. Esta lo es al extremo. Hay muchos y grandes problemas en la Argentina. Esto pasará al olvido al amparo de la dinámica social, política y económica. El Frente de Todos extenderá un manto de piedad.

Comparemos para arriba. El 13 de septiembre de 2010, Cristina envió al Congreso un proyecto de ley sobre feriados en el que se reemplazaba la denominación Día de la Raza por Día del Respeto a la Diversidad Cultural, dejando atrás el espíritu racista que la fundó durante más de 90 años. Al mismo tiempo, el Plan Nacional Contra la Discriminación determinó que el 12 de octubre sea un “día de reflexión histórica y diálogo intercultural”, lo cual implicó que la conmemoración de la "conquista de América" y el proceso que solo valoró la cultura europea quedaran a un costado para valorar la diversidad de pueblos indígenas y la variedad de culturas. Años más tarde, ordenó trasladar la estatua de Cristóbal Colón de los jardines de la Casa de Gobierno y emplazó allí la que inmortaliza a Juan Azurduy. No todo es decadente.

Bolivia reformó su Constitución y se declaró Estado Plurinacional. Paradójicamente, Alberto cumplió un rol determinante en salvar la vida de Evo Morales y de su vice Álvaro García Linera, cuando la derecha llevó adelante el golpe de estado en noviembre de 2019. La mejor versión de Alberto Fernández lo muestra ovacionado en el parlamento boliviano en reconocimiento a aquellos compromisos. Es la misma reacción templada y acertada que en estas horas lo llevó a llamar a Pedro Castillo, en medio de una crisis social con denuncias de golpe en marcha y el mismo domingo a saludar presurosamente su triunfo.

Como dice la Dra. en Ciencias Antropológicas Diana Lenton: “Ahora que estamos todos de acuerdo, de izquierda a derecha, en que lo que dijo Fernández es inaceptable ¿Vamos a hacer algo para acabar con el racismo estructural que hace que el de tez marrón tenga peores empleos, más violencia y menos oportunidades?”

Vacunas, bolsillos y errores no forzados

La cumbia de Alberto. Un pasito pa delante, dos pasitos para atrás

De Vicentin para acá, forzado o no, el gobierno se dio varios tiros en los pies. Los errores estuvieron en cabeza del propio presidente, aunque varios integrantes del gabinete no le van en zaga. La AFIP hizo conocer que la nueva escala establecida para los ciudadanos que integran la patria “monotributista” comenzaba a regir retroactivamente al mes de enero. Con ello los atribulados contribuyentes no solo debían comenzar a pagar los aumentos, sino que también deberían asumir la diferencia generada desde enero a la fecha. Con que necesidad someter a mayores angustias a miles de compatriotas que yugan día a día para parar la mesa. La situación fiscal no será para tirar manteca al techo, pero el ajuste derivó en una situación aliviada y eliminó el déficit. Parece que hay demasiados funcionarios que no saben que el gobierno en un par de meses se enfrenta a una elección de medio término que puede sellar su futuro.

El desconcierto y mal humor trascendió a los involuntarios morosos, alcanzando a empinados integrantes de la coalición gobernante. Finalmente, primó la racionalidad y el presidente le concedió nuevamente a Sergio Tomás Massa la misión de comunicar una buena noticia para los más de 4 millones y medio de trabajadores autónomos anunciando que la nueva escala rige a partir de junio y no de enero.

No fue el único traspié que haría volver al presidente sobre sus pasos. Días antes había asegurado que no habría inconvenientes en que la Argentina fuera sede de la Copa América. El desenlace ya se conoce. En fin, si lo mandan a espiar, es posible que toque el timbre o mueva la ligustrina. Mientras tanto pasan cosas.

Vacunas, bolsillos y errores no forzados

La vacuna sola no alcanza, sin vacuna no se puede

Es altamente posible que el ritmo de vacunación inmunice a la mayoría de los argentinos antes de las elecciones. Todo llevó su tiempo. Más de lo que se preveía en principio, pero finalmente los resultados aparecen y la producción en territorio nacional galvaniza el peligro de oleadas posteriores. En el oficialismo aparece un optimismo moderado y una oportunidad. Ya se inscriben hombres y mujeres de 40 años sin comorbilidades. Hombres y mujeres aún más jóvenes con algún factor de riesgo se vacunan a montones. El mérito es enorme y el valor asignado por la población es acorde al esfuerzo de un Estado que lo cuida. En paralelo hay un proceso de reactivación que en algunos rubros viene a buen ritmo. La economía también empieza a abrir al oficialismo una ventana para comenzar a transitar la etapa electoral con mayor alivio. El conocimiento de los candidatos y el diseño de una campaña que permita establecer un diálogo sensato con las demandas sociales serán determinantes en los resultados.

Las legislativas de este año serán las primeras elecciones desde el regreso del peronismo al poder y marcarán el clima político del segundo tiempo del mandato de Alberto Fernández y de Gustavo Bordet.

En este marco, todos hacen su juego para estas elecciones: algunos quieren retener las fichas que tienen; otros, sumar las suyas al tablero. Cada uno pone sobre la mesa sus cartas: candidatos que midan, aparato, la bendición desde la cima del poder.

En la provincia la internación del gobernador atrasó los tiempos del oficialismo. El 14 de julio deberá presentar los partidos que integren el Frente de Todos, el 24 quienes serán los candidatos.

Por ahora no hay noticias de rupturas, salvo el malestar del sector interno que lidera el gobernador puntano Alberto Rodríguez Saá, que ha denunciado proscripción y malas artes en el armado de la nueva conducción nacional del Partido Justicialista. Ese sector evalúa armar un nuevo frente con la personería del partido Compromiso Federal que en la provincia, en un trabajo de orfebre, se ha regularizado y articula un enjambre de militantes y dirigentes de segunda línea.

Mientras tanto la embajada nacional que integran Enrique Cresto, Daniel Koch y Tomás Ledesma continúa recorriendo la provincia anunciando, licitando y adjudicando obras que habrá que ver si se transforman en amores.

Vacunas, bolsillos y errores no forzados

A su vez, el 30 de junio vence la vigencia de la Ley 10.806 y el gobierno provincial debe decidir si prorroga la emergencia por seis meses como lo faculta el artículo primero. La semana nuevamente fue escenario de movilizaciones de todo tipo y color. Desde sectores de la salud hasta judiciales. El ajuste y la inflación hacen magia sobre las cuentas fiscales. Éstas se recuperan mucho más rápido que la economía real. La recomposición del poder de compra de los trabajadores es la otra arista que enfrenta el gobierno de cara a la elección. A tono con algunas medidas nacionales, es posible que el gobernador no haga uso de la opción de prorrogarla. Los salarios de la gran mayoría de los estatales está por el suelo, no alcanzan para ahorrar ni especular con el dólar. Va todo a satisfacer necesidades básicas y a fortalecer ese circuito virtuoso que articula consumo, trabajo y producción. El mercado interno provincial festejará la medida tanto como los trabajadores.

Oscar Mori, ex Secretario de Reforma del Estado del segundo gobierno de Jorge Busti, falleció súbitamente en el 2019. En una entrevista periodística, poco tiempo antes, hizo referencia a la necesidad de terminar con la corrupción de reconocerles a los integrantes del Poder Judicial la antigüedad desde el día que egresan de la Universidad. Con su reconocido y particular humor, el “Pacha” agregaba: “debemos agradecer que no lo hacen desde que egresaron de jardín de infantes”. También cuestionaba que los sueldos de ese poder se ajusten equiparándolos con los de la Corte Suprema. “Los sueldos se fueron a la estratósfera, impactaron negativamente en el sistema jubilatorio y consolidan una asimetría de gran injusticia en el Estado provincial”. Para muestra basta uno de los botones que mostró una reciente publicación en la revista especializada XMás de Martín Oleinizak. El salario mensual del Procurador General de la Provincia asciende a $ 838.727. En la otra punta de la pirámide podemos encontrar a miles de empleados de salud que pueden alcanzar esa cifra, pero solo si guardan en el chanchito todo lo que cobran durante 24 meses seguidos.

Hasta ahora, no existe dirigente de ningún partido político entrerriano que se haya animado a plantear estos temas, ni siquiera en tiempos tan extraordinarios como los pandémicos. La excepción, la constituye el diputado nacional Marcelo Casaretto, que en solitario planteó que ya es hora que la totalidad de los jueces paguen ganancias.

Del "techo Palazzo" al "piso Cristina"

No cabe duda que la coalición gobernante presupuestó una mejora del salario real para este año, sobre todo tras la debacle del año anterior. Pero los pronósticos parecen haberse quedado cortos, o más bien, fueron sobrestimados en virtud de la pauta oficial de inflación.

A simple vista queda en evidencia el golpe al bolsillo de los trabajadores, ya que en cuatro años han perdido más de 21%. El techo de un digito a las tarifas, mantener controlados los intentos de corrida cambiaria y una desaceleración de la inflación vinculada a la canasta alimenticia vía controles, precios máximos y otras medidas no alcanzan a compensar la pérdida. Pero ayudan, y revierten una tendencia a la malaria sin fin.

Las negociaciones salariales parecen ahora estar cerrándose por encima de los primeros acuerdos del año, pero siguen cerrando por debajo de la inflación esperada. Varios gremios, muchos considerados esenciales, como los Bancarios, que habían acordado paritarias cercanas a la pauta oficial de inflación, presionan para reabrir las negociaciones.

En este contexto, la señal simbólica del aumento del 40% para legisladores y empleados del Congreso, puede establecer un nuevo marco para la discusión salarial, pero dependerá de la situación de cada sector y de cada empresa.

Vacunas, bolsillos y errores no forzados

Siempre adelante radicales

Rogelio Frigerio, ex Ministro del Interior de Macri y primer precandidato en salir de campaña no pasa sus mejores días. El radicalismo tiene nueva impronta e intenta reconstruir la vocación de poder que hace muchos años perdió. Basado en la fortaleza y legitimidad de los intendentes, el espacio Construir se apronta a dar batalla y se convierte en una pesadilla para el ex ministro. Confiados en su territorialidad, el grupo de intendentes se hace valer y hecha por tierra encuestas que sólo tienen valor en los alrededores de plaza Mansilla. El espacio se fortalece, en la semana realizó un encuentro militante por zoom con Facundo Manes que superó las expectativas. Mientras la Corriente Illia comienza a romperse.

Vacunas, bolsillos y errores no forzados

El pase de Sergio Kneeteman al equipo de campaña de Frigerio terminó por dividir la agrupación y hoy por hoy la mayoría quiere competir en las primarias contra el PRO. La posición es sostenida por uno de los socios fundadores del espacio, Gustavo Cusinato. El diputado parece que se cansó de ser furgón de cola y quiere volver a dar batalla interna.  

Frigerio ya quedó en offside cuando pidió no prorrogar las elecciones. En esta semana visitó Concordia. No le fue bien. Caminó dos cuadras de la peatonal en horario pico y logró una sola selfie. Lo reconoció el garrapiñero que forma parte del paisaje urbano concordiense, a la sazón duramente reprendido por el dirigente social Miguel Segovia. Se mostró con el ex jefe de la policía federal, Roncaglia. En la visita a la ciudad de Chajarí mantuvo un encuentro de hora y media con el intendente y posible futuro contrincante Pedro Galimberti, por lo que no se trató de una visita protocolar solamente. Desde el sector del intendente descartaron un acuerdo y prometen dar batalla.

Vacunas, bolsillos y errores no forzados

Lawfare al palo

Si algún interesado pregunta si en estos pagos hay o hubo Lawfare, horrorizados dicen que no. Hipocresía y cinismo es lo que sobra desde que Jaime Duran Barba adoctrinó al mejor equipo de los 50 últimos años, y muchos otros copiaron el modelo. Dios atiende en Buenos Aires y para muchos políticos y periodistas la Argentina nace en el obelisco, termina en la General Paz y la injusticia de la Justicia solo se da en Comodoro Py. Por fuera de la televisión, la realidad es distinta. Y existe. Los desaguisados judiciales en esta provincia son escandalosos, aunque los principales actores se hagan los tontos. La semana que termina vino con novedades que dejarán tela para cortar. Como Jack, vayamos por parte. Lo que en todas las legislaturas provinciales y en el Congreso Nacional es normal, en Entre Ríos lo transformaron en la más escandalosa causa de corrupción. Sin pericias ni pruebas que lo justifiquen instalaron que en la legislatura se instrumentó un dispositivo masivo de contratos truchos.

El poder no se comparte, se ejerce. Por esa razón se cuestiona el doble comando. Entre tantas cosas pendientes hay un debate oculto que merece abordarse. La pretensión de sectores del Poder Judicial entrerriano a los que nadie votó pero que pretenden cogobernar. Y a veces lo logran. El Ministerio Público Fiscal en la última gestión de Urribarri resolvió eyectar al Secretario de Justicia, Rubén Virué, y el ejecutivo emitió el decreto con la velocidad de la luz. A partir de allí se ha vivido una vergonzosa judicialización de la política como no se da en ninguna provincia argentina y que solo porque los canales de televisión nacionalizan lo que ocurre en Buenos Aires, no termina de conocerse en su verdadera magnitud. El Lawfare que hizo centro en la figura del exgobernador Urribarri y algunos funcionarios de su gobierno fue parte de la necesidad fundante del macrismo. A su auxilio acudió solícito el Ministerio Público Fiscal, con la colaboración de medios que fungen como auxiliares y varios “compañeros”, que por acción u omisión, creían ver una oportunidad de liberar el camino a sus aspiraciones políticas. No daban cuenta que el collar es pesado y condiciona a toda la política. Hoy hay carpetas para todos y todas.

En las últimas horas se conoció que se ordenaría la apertura de la causa Contratos II y así se irán enterando que están imputadas las principales autoridades políticas de ambas cámaras legislativas de los últimos años. Esa sería la respuesta al escándalo causado por el cierre de la investigación y pedido de elevación a juicio de la llamada causa de los Contratos I. En el medio, el Juzgado Federal Nº 1 de Paraná resolvió asumir la competencia para entender en la causa y requirió a la justicia provincial que le remita el expediente. El fundamento dista de considerar truchos a los contratos. Ocurre que evaluó pruebas contundentes que a priori se emparentan al financiamiento de las campañas políticas. El diferendo que se abre por la competencia deberá ser resuelto por la Corte Suprema, mientras se cocinan nuevos pedidos de juicios políticos a los responsables del Ministerio Publico Fiscal.