En 2021, los estragos del Covid-19 se extendieron por todo el mundo, causando sufrimiento y trastornos, sobre todo en partes del mundo sin suministro de vacunas ni infraestructura sanitaria. Aunque el Covid dominó los titulares, la crisis climática siguió haciendo estragos, creando su propio camino de devastación en todo el mundo, señala un informe de la organización Christian Aid que identificó los diez acontecimientos climáticos más devastadores y que causaron más 1.500 millones de dólares en el año. Entre ellos se encuentra la bajante histórica del Río Paraná. 

Desde huracanes en Estados Unidos, China e India hasta inundaciones en Australia, Europa y Canadá, la enumeración del nuevo informe de Christian Aid, “Counting the cost 2021: A year of climate breakdow” también registra cinco que han tenido un impacto humano devastador, como la sequía en África y América Latina, con la bajante histórica del Río Paraná, y las inundaciones en Sudán del Sur. 

Los diez sucesos más caros desde el punto de vista financiero costaron todos más de 1.500 millones de dólares de daños, con el huracán Ida en Estados Unidos encabezando la lista con 65.000 millones de dólares. Las inundaciones en Europa ocuparon el segundo lugar, con 43.000 millones de dólares.

A menos que el mundo actúe rápidamente para reducir las emisiones, es probable que este tipo de catástrofes se agrave, insiste el informe. Steve Bowen, meteorólogo y director de Catastrophe Insight de la aseguradora Aon, señaló que se espera que en 2021 sea la sexta vez que las catástrofes naturales mundiales superen el umbral de los 100.000 millones de dólares de pérdidas aseguradas. Las seis han ocurrido desde 2011 y la de 2021 será la cuarta en cinco años. 

A pesar de la pandemia, las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera alcanzaron un nuevo récord histórico, según un estudio de la Organización Meteorológica Mundial publicado en octubre. Y el último Informe sobre la Brecha de Emisiones publicado por el Programa de Medio Ambiente de la ONU el mes pasado mostraba que los planes climáticos nacionales que conforman el Acuerdo de París no estaban actualmente en camino de garantizar que el calentamiento global se mantenga por debajo de 1,5C.

“La cumbre COP26 de Glasgow generó muchos titulares, pero sin reducciones concretas de las emisiones y sin apoyo financiero el mundo seguirá sufriendo.  Una de las omisiones más flagrantes de los resultados de Glasgow fue la creación de un fondo para hacer frente a las pérdidas y daños permanentes causados por el cambio climático. Esta es una cuestión que deberá abordarse en la COP27, que se celebrará en Egipto en 2022”, concluye el informe.


La bajada del Río Paraná es la mayor en 77 años. Christian Aid
Bajante del río Paraná
El río Paraná se encuentra actualmente en sus niveles más bajos de los últimos 77 años. El río, que se extiende a lo largo de más de 4.880 km a través de Brasil, Argentina y Paraguay, desempeña un papel fundamental en la región como fuente de energía hidroeléctrica y una ruta comercial muy importante. 

Los bajos niveles están asociados a la reducción de las precipitaciones. Las precipitaciones en los cuatro estados que rodean la cima del Paraná han caído de una media diaria de 160 milímetros en los años 90 a sólo la mitad en la actualidad.

La sequía está teniendo un gran impacto en la región. Argentina depende del río para exportar el 80% de sus productos agrícolas, una importante fuente de ingresos para el país. Y la producción de electricidad en las presas de Yacyretá e Itaipú también se ha visto afectada por los bajos niveles de agua. Otros impactos son la reducción de las capturas de peces y la mayor frecuencia de los incendios forestales.

Los expertos han sugerido que tanto el cambio climático como la deforestación -que a su vez es una causa del cambio climático- podrían haber contribuido a la actual sequía. Las lluvias en cuatro estados alrededor del río Paraná han disminuido de un máximo de 160 milímetros en 1990 a sólo la mitad de esa cantidad en la actualidad, y la mayor disminución se ha producido en los últimos diez años. Un estudio publicado este año predice que el cambio climático intensificará las sequías en Sudamérica si no se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero.


 
En febrero se formó una tormenta invernal en el Pacífico y se adentró en Estados Unidos. Más de 150 millones de personas fueron  alertadas sobre una tormenta invernal. Como resultad, Texas sufrió un apagón masivo que provocó la escasez de suministros básicos, dejando a unos cinco millones de personas sin electricidad. Aunque oficialmente se registraron 215 muertes en Texas, se calcula que la cifra real podría ser tres veces mayor. 

Mientras que las pérdidas aseguradas se han calculado en 23.000 millones de dólares, el impacto económico total podría alcanzar los 200.000 millones de dólares, según algunas estimaciones.

Aunque los últimos 10 años han sido los más calurosos de los que se tiene constancia (y es muy probable que 2021 continúe esta tendencia), las olas de frío como ésta siguen estando dentro de lo que se espera de la variabilidad natural del clima, y algunos estudios (aquí, aquí, aquí, aquí y aquí) han relacionado el calentamiento global provocado por el hombre (y en particular el calentamiento del Ártico) con inviernos más fríos en regiones de latitud media como Norteamérica, Europa y partes de Asia. 

Los científicos no comprenden del todo cómo se producen estas olas de frío dentro del patrón general de calentamiento global, pero hay dos posibles explicaciones, ambas relacionadas con el calentamiento del Ártico. Una de ellas tiene que ver con la corriente en chorro, un rápido río de aire que fluye por encima de la superficie de la Tierra rodeando las latitudes medias y altas. A medida que el Ártico se calienta, el empuje y la atracción de la corriente en chorro disminuyen, lo que da lugar a una corriente de aire más débil que tiene más probabilidades de quedarse atascada en un lugar, lo que conduce a condiciones meteorológicas más persistentes en lugares específicos, que pueden causar eventos extremos, como olas de calor, sequías y olas de frío.

El otro mecanismo está relacionado con el vórtice polar, una zona de baja presión de aire frío arremolinado que permanece en las regiones polares. Normalmente, el vórtice polar mantiene el aire frío embotellado. Pero si el vórtice se altera (por ejemplo, debido al calentamiento del Ártico), esta masa de aire frío podría desplazarse hacia el sur, provocando un descenso de las temperaturas en Norteamérica y Eurasia.


En marzo, muchas zonas de la costa oriental australiana sufrieron lluvias masivas y grandes inundaciones, que causaron dos muertos. En la costa de Nueva Gales del Sur, donde se encuentra la ciudad de Sydney, la semana de las inundaciones se convirtió en la más lluviosa jamás registrada. Unas 18.000 personas tuvieron que ser evacuadas de la región, y los daños ascendieron a 2.100 millones de dólares.

Según un estudio revisado por expertos y publicado en noviembre, condiciones atmosféricas como las que provocaron estas inundaciones serán hasta un 80% más probables a finales de siglo si no se reducen las emisiones de carbono para mantener la temperatura global dentro de los objetivos del acuerdo de París.

Los objetivos climáticos de Australia son "muy insuficientes" para cumplir el Acuerdo de París, según Climate Action Tracker. Su sector energético sigue dependiendo en gran medida de los combustibles fósiles, ya que el 54% de la electricidad del país procede de centrales eléctricas de carbón. También es el mayor exportador mundial de carbón y gas. El carbón es el combustible que más contribuye al calentamiento global y el gas, aunque más limpio, no es amigo del clima.

Invierno cálido en Francia y ola de frío en primavera
A principios de abril, una ola de frío que afectó a amplias zonas del centro de Francia provocó grandes pérdidas agrícolas, en particular en los viñedos. El Ministro de Agricultura, Julien Denormandie, describió el suceso como "probablemente el mayor desastre agrícola de principios del siglo XXI". El 8 de abril el gobierno anunció que declararía el estado de catástrofe agrícola, una medida destinada a compensar a los agricultores afectados por sus pérdidas. 

En la región del Ródano, los agricultores estiman que la ola de frío puede haber destruido más del 80% de sus cosechas, afectando a vinos como Côte-Rôtie, Côtes du Rhône y Condrieu. En Borgoña, se perdió "al menos el 50%" de las cosechas, y la prestigiosa variedad Chablis se vio especialmente afectada. El coste de los impactos de la ola de frío se ha estimado en 5.600 millones de dólares.

Un estudio realizado por la World Weather Attribution concluyó que el cambio climático aumentaba la probabilidad de este tipo de olas de frío perjudiciales en aproximadamente un 60%. El análisis demostró que, aunque el calentamiento global hizo menos probable la ola de frío, las altas temperaturas de los meses anteriores hicieron que la brotación se produjera antes en el año. Durante la fase de brotación, los viñedos son especialmente susceptibles a las heladas. 

A pesar de albergar alrededor del 0,84% de la población mundial, Francia es responsable de cerca del 2,28% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero producidas 

históricamente. El país se ha comprometido a reducir sus emisiones en un 40% para 2030, en comparación con los niveles de 1990. Sin embargo, los activistas del clima afirman que el gobierno no está haciendo lo suficiente para alcanzar este objetivo y sostienen que la nueva ley del clima aprobada por el gobierno este año se queda corta en cuanto a ambición.


En mayo, el ciclón tropical Tauktae afectó parte de la costa de la India y también Maldives y Sri Lanka. Christian Aid
Ciclón Tauktae
En mayo, el ciclón tropical Tauktae se formó en el Mar de Arabia y se dirigió hacia la costa occidental de India, afectando también a las Maldivas y Sri Lanka. Fue el ciclón más fuerte que tocó tierra en el estado de Gujarat desde 1999. Los intensos vientos, las lluvias y las inundaciones, dejaron daños generalizados por un total de más de 1.500 millones de dólares. Al menos 198 personas murieron, entre ellas 71 de una barcaza propiedad de la Corporación de Petróleo y Gas Natural de India que se hundió frente a la costa de Mumbai. En el estado de Gujarat, más de 200.000 personas tuvieron que ser evacuadas de sus hogares.

El ciclón Tauktae sufrió un proceso llamado de intensificación rápida, por el que los ciclones tropicales ganan velocidad y fuerza de viento en periodos de tiempo relativamente cortos, lo que hace más difícil prepararse para tocar tierra, y que es cada vez más frecuente debido al cambio climático.

Los objetivos actuales del país para reducir las emisiones de carbono se consideran "muy insuficientes" y "no son coherentes con el límite de temperatura de 1,5 °C del Acuerdo de París", según Climate Action Tracker. Sin embargo, la contribución histórica de la India a las emisiones de carbono es relativamente pequeña, sobre todo teniendo en cuenta el tamaño del país y su gran población.


En mayo de 2021, el ciclón tropical Yaas afectó a Bangladesh y la India, provocó que miles de personas deban dejar sus hogares y mató a 19 personas. Christian Aid
Ciclón Yaas
En mayo, el ciclón tropical Yaas se formó en la bahía de Bengala y se dirigió hacia Bangladesh e India, obligando a miles de personas a abandonar sus hogares y causando 19 muertos. Además de las intensas lluvias, el ciclón provocó una fuerte marejada que destruyó terraplenes e inundó zonas bajas de Bengala Occidental. La velocidad del viento alcanzó los 140 km/h. Las pérdidas económicas se estimaron en 3.000 millones de dólares y más de 1,2 millones de personas que vivían en zonas bajas tuvieron que abandonar sus hogares. En Odisha, más de 10.000 pueblos sufrieron daños.

La intensidad de los ciclones que azotan los países del norte del océano Índico ha aumentado en las últimas décadas. A medida que el planeta se calienta debido a las emisiones de gases de efecto invernadero provocadas por el ser humano, la atmósfera puede retener más agua, lo que impulsa las precipitaciones extremas durante los ciclones, que pueden provocar más inundaciones. Además, el nivel del mar en el mundo ya ha aumentado entre 21 y 24 cm desde la época preindustrial como consecuencia de las emisiones de gases de efecto invernadero provocadas por el hombre. A medida que el nivel del mar aumenta, también lo hace la distancia que pueden alcanzar las mareas de tormenta.

Por su situación geográfica y sus condiciones socioeconómicas, los países del Golfo de Bengala, como Bangladesh, son algunas de las regiones más vulnerables del mundo al cambio climático. Además de estar densamente poblados, las condiciones de la bahía son ideales para la formación de ciclones tropicales. Asimismo, las tierras bajas del delta del Ganges son propensas a las inundaciones y a la intrusión de agua salada. 


Las lluvias extremas en el Oeste de Europa del 12 al 15 de julio de 2021. Christian Aid
Inundaciones en Europa Occidental y Central
Entre el 12 y el 15 de julio, Europa Occidental se vio afectada por lluvias extremas. En algunas regiones de los ríos Ahr y Erft, en Alemania, llovió más de 90 mm en un solo día. Las inundaciones resultantes provocaron la muerte de al menos 240 personas y causaron daños generalizados, con pérdidas económicas estimadas en más de 43.000 millones de dólares.

Un estudio de World Weather Attribution concluyó que el cambio climático hizo que eventos de lluvia extrema similares a los que provocaron las inundaciones en Alemania, Bélgica, los Países Bajos y Luxemburgo tuvieran entre 1,2 y 9 veces más probabilidades de ocurrir, y que tales aguaceros en la región son ahora entre un 3 y un 19% más intensos debido al calentamiento causado por el hombre.

Aunque la región ha reducido sus emisiones de carbono en un 31% desde 1990, Europa sigue siendo responsable de alrededor del 18% de todos los gases de efecto invernadero causados por el hombre en la atmósfera. Los planes actuales para reducir las emisiones de carbono incluyen reducirlas "al menos" un 55% para 2030, en comparación con los niveles de 1990, y llegar a ser netas para 2050. Sin embargo, los objetivos climáticos de la región siguen siendo "insuficientes" para cumplir el Acuerdo de París, según Climate Action Tracker.


El julio de 2021, las lluvias torrenciales en la provincia china de Henan provocaron la muerte de 302 personas y la pérdida de sus hogares a más de un millón de personas. Christian Aid
Inundaciones en Henan
En julio, las lluvias torrenciales en la provincia china de Henan provocaron inundaciones masivas y la muerte de 302 personas. Más de un millón de personas tuvieron que ser reubicadas y cientos de miles perdieron sus casas.

En Zhengzhou, capital de la provincia, cayeron 617,1 mm de lluvia en tres días, una cantidad similar a la media anual de la región (640,8 mm). La lluvia inundó el sistema ferroviario subterráneo, dejando a muchos pasajeros atrapados. En Xinxiang, las orillas del río Wei se desbordaron después de que la ciudad registrara 260 mm de lluvia en sólo dos horas. Según una estimación, los daños causados por las inundaciones ascienden a 17.600 millones de dólares.

A medida que el planeta se calienta, una mayor proporción de la lluvia de China caerá en forma de aguaceros más concentrados. Además, un estudio de 2016 reveló que China es el país con mayor riesgo de inundaciones del mundo, una situación que empeorará si las emisiones de carbono siguen aumentando sin control. 

China es el país más poblado del mundo y actualmente el mayor emisor del mundo. Sus objetivos climáticos están clasificados como "muy insuficientes" para cumplir el Acuerdo de París por Climate Action Tracker. Sin embargo, en términos acumulados y teniendo en cuenta el gran tamaño y la población del país, la contribución histórica de China al cambio climático es menor que la de muchos países ricos.

El año pasado, el Presidente Xi Jinping anunció que las emisiones del país alcanzarán su punto máximo en 2030 y que se convertirá en un país neutro en carbono en 2060.


En julio el tifón In-fa impactó varios países de Asia, incluido Japón, Filipinas y China. Christian Aid
Tifón In-fa
En julio, un ciclón tropical llamado tifón In-fa (conocido como tifón Fabian en Filipinas) afectó a varios países de Asia, entre ellos Japón, Filipinas y China. El ciclón alcanzó la categoría 2, con vientos de hasta 176 km/h y grandes cantidades de lluvia. La ciudad de Zhoustan, en la provincia china de Zhejiang, registró 612 mm de lluvia en un solo día.

El tifón obligó a miles de personas a abandonar sus hogares. En Shanghái, hubo que cerrar los aeropuertos y suspender los servicios de tren. Y más de 20.000 personas tuvieron que ser evacuadas en Manila. El coste económico del tifón se ha estimado en 2.000 millones de dólares, y se registraron seis víctimas.

El cambio climático está aumentando la frecuencia de las precipitaciones intensas, ya que una atmósfera más cálida puede retener más vapor de agua. Y a medida que el planeta se calienta y la temperatura de la superficie del mar aumenta, los expertos prevén que los tifones, en Filipinas y en otros lugares, se harán más fuertes.


El huracán Ida en Estados Unidos (2021) Christian Aid
Huracán Ida
A finales de agosto y principios de septiembre, un huracán de categoría 4 llamado Ida azotó varias zonas de Estados Unidos. Fue el quinto huracán más fuerte en tocar tierra en el país. En el estado de Luisiana, un millón de personas se quedaron sin electricidad. En una de las parroquias de la ciudad, el 75% de las casas quedaron destruidas y 14.000 personas se vieron obligadas a mudarse. Ida también causó inundaciones repentinas en muchos estados del noreste, como Delaware, Pensilvania, Nueva Jersey y Nueva York. En total, Ida causó 95 víctimas y daños por valor de 65.000 millones de dólares. 

Tres meses después del paso del huracán, muchos desplazados seguían buscando un lugar adecuado para vivir.

En el océano Atlántico, el número de tormentas con nombre ha aumentado desde 1980. Además, el cambio climático está provocando que las tormentas tropicales tengan vientos más fuertes y causen aguaceros más intensos.

Estados Unidos es el mayor emisor acumulado de gases de efecto invernadero y, por tanto, el país que más ha contribuido al calentamiento global. Tras retirarse temporalmente del Acuerdo de París, el país se ha reincorporado recientemente al acuerdo bajo la actual presidencia de Joe Biden. A pesar de haberse comprometido a alcanzar las emisiones netas cero para 2050, los objetivos actuales de emisiones del país son considerados "Insuficientes" por Climate Action Tracker.


En noviembre, parte de Canadá experimentó lluvias extremas. Christian Aid
Inundaciones en Columbia Británica
En noviembre, algunas zonas de la Columbia Británica, en Canadá, experimentaron niveles récord de precipitaciones. Las lluvias estuvieron relacionadas con un fenómeno climatológico llamado "ríos atmosféricos", estrechos penachos de agua que pueden viajar por la atmósfera transportando grandes cantidades de agua. Suelen estar asociados a eventos de precipitaciones extremas

Las intensas lluvias obligaron a miles de personas a abandonar sus hogares y aislaron a Vancouver del resto del país. El gobierno provincial de la Columbia Británica declaró el estado de emergencia el 17 de noviembre, tres días después del inicio de las lluvias masivas. En Merritt, una ciudad al noreste de Vancouver, el volumen de lluvia triplicó el máximo histórico. La ciudad tuvo que ser evacuada por completo debido a las enormes inundaciones, y sus 7.000 habitantes se vieron obligados a huir.

Al menos cuatro personas murieron y los daños en las infraestructuras se han estimado en 7.500 millones de dólares. 

Las lluvias intensas son una de las consecuencias más conocidas del cambio climático. A medida que aumenta la temperatura global, la atmósfera puede retener más vapor de agua, lo que provoca aguaceros más fuertes. El Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau, relacionó las inundaciones con el calentamiento del planeta, diciendo que los impactos del cambio climático han llegado "antes de lo esperado, y son devastadores".

Según un reciente análisis de Carbon Brief, Canadá ha contribuido con alrededor del 2,6% de todas las emisiones de carbono, lo que convierte al país en uno de los diez principales emisores acumulados. Teniendo en cuenta su población relativamente pequeña, Canadá se encuentra entre los peores contaminadores de carbono per cápita. Los objetivos actuales de reducción de emisiones del país son considerados "muy insuficientes" por Climate Action Tracker.

Este informe fue traducido por Periodistas por el Planeta, la Asociación Civil Periodistas por el Planeta (PxP) nacida a comienzos de 2018 con el objetivo de impulsar una nueva narrativa sobre la crisis socioambiental.

PP