Jorge Amor Ameal, declaró este miércoles que su equipo fue "despojado" anoche ante Atlético Mineiro de Brasil en la Copa Libertadores de América y dijo que a su criterio el partido podría disputarse nuevamente porque "se hizo todo mal".

"Fuimos despojados ayer. No mandamos el comunicado antes porque teníamos un terror tremendo de que nuestra gente siguiera demorada en Brasil", señaló Amor Ameal en referencia al comunicado oficial que Boca difundió esta tarde.

Anoche Boca empató sin goles en los 90 minutos de juego ante Atlético Mineiro, después de que, a instancias del VAR, el árbitro uruguayo Esteban Ostojich le anulara un gol anotado por Marcelo Weingandt por un presunto fuera de juego. El equipo argentino fue eliminado luego en tanda de penales.

"Hoy vamos a tomar la decisión acerca de lo que vamos a hacer. Si me preguntan de jugar el partido de nuevo, digo que puede ser porque todo esto estuvo mal hecho", dijo el dirigente en declaraciones a radio La Red y al canal de cable Espn 2.

"Prefiero que el árbitro se equivoque y no que el error sea de tres personas sentados en un lugar donde no sienten nada. En un partido de esta magnitud y esta importancia, los expertos dijeron que la cámara (en el gol anulado a Boca) estaba mal tomada", remarcó.

Luego habló de los incidentes después de finalizado el encuentro. "La policía es militante de Brasil. Siempre pasa lo mismo en Brasil. Y no tiene que ver el pueblo brasileño, esto daña y hace mal. Se portó muy bien el embajador Daniel Scioli y el cónsul en Belo Horizonte (Santiago Muñoz), estuvieron toda la noche con el plantel de Boca", dijo.

"Estuvimos 12 horas demorados, con el plantel en los micros frente a la comisaría. Hay que respetar a la Argentina, sus equipos, directores técnicos y dirigentes, así como nosotros respetamos a los que vienen a nuestro país", sostuvo Amor Ameal, quien rechazó las acusaciones que el presidente del Atlético Mineiro, Sergio Coelho, realizó desde el partido de ida en la Bombonera.

Ameal fue muy crítico del presidente del club brasileño, al explicar que "no hablo con Coelho ni hablaré".

"Cuando dijo que lo tratamos mal en Buenos Aires, será porque le hicimos un gol que después no nos cobraron. Tratamos a la dirigencia del Mineiro del mismo modo que lo hacemos siempre con la dirigencia de los clubes rivales de Boca en la Bombonera, estuvieron ubicados en el mismo lugar que todos y se los atendió bien, como hacemos con todos, con el catering correspondiente y la amabilidad de siempre", subrayó.

El presidente boquense recomendó a los próximos rivales de Atlético Mineiro en la Copa Libertadores "que tengan cuidado" porque "lo que nos pasó a nosotros les puede pasar a otros"

"Todo lo que pasó demuestra que Atlético Mineiro alguna relación con los hechos debe tener. Con dos cuerpos arbitrales distintos pasó lo mismo. El problema es Boca, que iba a sacar de la Libertadores a quien en teoría era el mejor del torneo y el que más puntaje había sacado en la fase de grupos", expresó Amor Ameal.

Con respecto a la intervención de los integrantes de la secretaría de fútbol y sobre su ausencia en la delegación que viajó a Brasil, explicó que no viajó a Brasil "por el tema del Covid".

"Tengo 72 años. Y Román (Riquelme) no viaja al exterior, hasta ahora ha sido así", puntualizó.

En cuanto a los duros incidentes que registraron las cámaras de TV y los videos que se viralizaron por las redes sociales, dijo que "hay que entender a los jugadores para aquellos que critican esta situación. Hay que vivirlo. Es fácil hablar desde el sillón. Al fútbol nosotros lo sentimos de esta manera. No debió pasar, pero pasó".

El presidente del club de la Ribera destacó la solidaridad de la AFA y de Claudio "Chiqui" Tapia, al señalar que "tuvimos acompañamiento del presidente de la AFA y sus ayudantes, se comunicaron con nosotros para ayudar desde lo humano. Y luego está lo deportivo".

Ameal lamentó, asimismo, que no lo llamó nadie de la Liga Profesional de Fútbol (LPF): "Me duele eso de que nadie llamó desde la Liga, por eso sigo sosteniendo que hay que terminar con el doble comando en el fútbol argentino".