Sebastián Prediger se sacó una espina especial este lunes en el ascenso de Tigre a la Primera División tras vencer en la final de la Primera Nacional a Barracas Central en cancha de Banfield. En el momento de los festejos, el capitán del Matador se acordó de un hincha que les hizo llegar sus críticas durante la campaña del equipo.

"Objetivo cumplido. Estamos en paz porque volvimos a Primera. Jugamos muy bien y aquellos que no apoyaron esto estoy seguro que fueron muy pocos. Recuerdo un mensaje que nos llegó a la concentración de un hincha, y se lo dedico a él. Decía que nos habíamos caído y se lo mandó a todo el plantel, así que se lo dedico a él", afirmó, memorioso, en diálogo con Jugador 23.


Sobre las dedicatorias más amistosas, repasó: "Pensé en mi vieja que no la tengo más, en mi familia, en mis compañeros, en toda esta gente que esperó tanto para esto, lo que sufrimos. Sinceramente te digo que me siento en paz, me tocó ser campeón, descender con una campaña impresionante con Pipo y sufrí mucho en esta categoría. Me siento muy feliz con devolver a Tigre adonde tiene que estar".

El mediocampista dejó en claro su admiración para con el histórico Martín Galmarini, de poco rodaje en la campaña: "Para mí es el capitán, a mí me tocó representar adentro de la cancha pero el capitán es el Pato, no hay nadie que esté más feliz que él por este ascenso".

Sobre el entrenador, en tanto, advirtió: "Diego hizo un trabajo espectacular, se dudó mucho de él, yo dije en una conferencia que lo mejor que le puede haber pasado a Tigre es el trabajo de ellos. Estoy muy feliz por ellos porque nunca perdieron la calma, siguieron por el objetivo y lo pudieron cumplir".