El Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil dio luz verde este jueves a la realización de la Copa América al rechazar tres recursos que pedían la suspensión del torneo por la situación sanitaria del país, el segundo con más muertos por el COVID-19 y que espera una tercera ola de la pandemia.

Seis de los once magistrados del máximo tribunal brasileño, el mínimo requerido, votaron de forma remota en una sesión extraordinaria, a favor de autorizar el campeonato regional de selecciones, que empezará el domingo con el choque entre la y Venezuela en Brasilia.

Con los votos de los magistrados Marco Aurélio, Cármen Lúcia, Ricardo Lewandowski, Edson Fachin, Gilmar Mendes y Dias Toffoli, la Corte Suprema brasileña avaló la realización del torneo que comenzará el domingo.

La Copa América fue aceptada por Brasil después de que la Conmebol recibiera una negativa de Argentina y Colombia pero recibió el rechazo oficial del plantel de jugadores de la selección brasileña, que accedieron a jugarla a disgusto, de acuerdo al manifiesto divulgado el martes, luego de una amenaza de boicot.

El ministro Lewandowksi, en su voto, pidió al gobierno federal de Jair Bolsonaro los detalles del plan sanitario para albergar la Copa América en un plazo de 24 horas para garantizar la seguridad sanitaria, reducción de posibilidad de contagios y desarrollo de nuevas cepas.