Quebrado, Lionel Messi no pudo contener las lágrimas en el comienzo de la conferencia de prensa en la que se explayó sobre los motivos por los que dejó el Barcelona. El astro futbolístico estuvo más de 20 años en el club catalán, con el que ganó todo. Su salida marca el fin de una era.

Apenas entró a uno de los auditorios del club se sacó el barbijo e inmediatamente empezó a llorar, antes de empezar a hablar y se lo veía quebrado. Se secó las lágrimas con un pañuelo que le acercó Antonela Rocuzzo y recién después empezó a referirse a su impactante salida: “Buen día. La verdad, no sé si voy a poder hablar”, fueron sus primeras palabras con un nudo en la garganta, mientras se escuchaban un sinfín de flashes que capturaban ese momento histórico.

Messi habló sin reservas del duro momento personal que atraviesa por dejar el club que considera como su casa: “No estaba preparado para irme”. Dijo que se siente “bloqueado” y que le hubiera gustado despedirse de otra manera: “Nunca imaginé mi despedida, porque la verdad es que no la pensaba. Estaba convencido de que iba a seguir en mi casa”.

Destacó el sentido de pertenencia de él y de su familia en la ciudad en la que vive desde hace décadas: “Queríamos estar en nuestra casa, en Barcelona. Hoy me toca despedirme de esto. Llevo toda la vida aquí, llegué siendo muy chiquito. Después de 21 años, me voy con mi mujer, con tres catalanes-argentinos. No puedo estar más orgulloso”.

Les agradeció a sus compañeros, a sus fans y al club por todo lo que vivió durante todos estos años: “Quiero agradecer a todos los compañeros su ayuda. Siempre intenté manejarme con respeto, espero que eso sea lo que quede de mí, además de la suerte que tuve de estar aquí. Pasé muchas cosas hermosas, también malas, pero eso me hizo crecer y ser la persona que soy hoy. Di todo por esto club y esta camiseta. Agradezco el cariño de la gente”.