Denver empezó el juego como terminó los tres anteriores, errático de tres (32,1% en tiros de campo) y endeble en defensa. Facundo Campazzo ingresó con 3:22 minutos para el final del primer cuarto, pero su rol estuvo relegado al de tirador en las esquinas y no pudo impactar (28-22)

Todo cambió en el segundo cuarto, en el que el argentino anotó dos triples y defendió muy bien sin el balón para que los Nuggets comiencen a acercarse. No obstante, esa intensidad lo forzó a cometer tres faltas y tuvo que irse al banco. Phoenix siguió ejecutando sin alarmarse y en el final del periodo la dupla de Booker y Paul mantuvo la cuota de ocho a favor (63-55).

En el final del tercer cuarto, Nikola Jokic fue sancionado con una flagrante de tipo dos, lo que correspondió a una expulsión del encuentro. Antes de retirarse fue a pedirle disculpas a Payne, con su equipo golpeado anímicamente.

Pero un ingreso de Campazzo, con Porter y Barton, cambió por completo la situación. El trío no dejó que Denver se vaya de vacaciones. Ataque, defensa y determinación para que la partida de su líder no se sienta. 101-96 ganaba Phoenix y aparecía un minuto de Williams para calmar el incendio.

En el final fue Paul el que puso paciencia y continuó ejecutando de la misma manera para que Phoenix ponga la daga final y se quede con la victoria y el pase a las finales del Oeste, en donde espera por el vencedor del Jazz y los Clippers (125-118).

Facundo Campazzo (Denver Nuggets): 14 puntos (5/10 en tiros de campo y 4/7 en triples), 2 asistencia y 5 faltas en 21:30 minutos.