El 16 de septiembre no es una fecha más para los Napolitanos. Ese día del año 1984, fue el debut de Diego Armando Maradona en el club (derrota 3 a 1 frente a Verona). Pero desde ese momento comenzaría a construir su leyenda. Se transformaría en mito y la persona más venerada, aún por encima de su santo patrono San Genaro. “Quiero convertirme en el ídolo de los pibes pobres de Nápoles, porque son como era yo cuando vivía en Buenos Aires”, había afirmado Diego. Desde ese día ya no pudo caminar tranquilo por las calles de Nápoles. El amor descomunal de los napolitanos no lo dejaba respirar.

Un 16 de septiembre pero de 2021, fue el día que eligió el Napoli, para anunciar la contratación de la nogoyaense Sole Jaimes. La delantera del seleccionado argentino de fútbol, comienza un nuevo desafío. Así como los potreros de Fiorito vieron los primeros pasos del Maradona futbolista, los baldíos de Nogoyá fue el lugar donde Sole forjó su carácter desde los 10 años. Ahí en la calle y jugando con los hombres comenzó a darse cuenta de que sus deseos no pasaban por vestir muñecas, sino por patear una pelota. “Nosotros, de ignorantes que éramos, la echábamos cuando caía a jugar al fútbol”, contó Pedro, uno de sus hermanos. Perseverante, Sole huía y al ratito volvía. Insistía. Quería jugar y nada le importaba más que eso. “Cuando se pone algo en la cabeza, lo logra. Es nuestro orgullo” la define Pedro, que practica boxeo y fue entrenado por el gran Amilcar Brusa. “Como es alto y zurdo, don Brusa le decía que iba a seguir los pasos de Carlos Monzón” ha comentado Sole, quien también practicó boxeo y –según sus hermanos– era muy buena con los guantes.

Con Leo Messi, un encuentro de selección
Con Leo Messi, un encuentro de selección

“Siempre jugué con los muchachos en la calle. Yo aprendí a jugar al fútbol en la calle y con los hombres. No porque no me gustara ir con las chicas, sino porque ellas no querían saber nada con el fútbol directamente” recuerda siempre Sole cuando habla de su infancia.

Recién dejó de jugar con los varones cuando se fue a Boca. Su estilo en los potreros era veloz y picante, incluso sin botines, como Dios la trajo al mundo. Es que Sole tenía un solo par de zapatillas que le daban en la escuela y no se podía dar el lujo de romperlas.

Con solo 15 años y después de que entre todos sus hermanos juntaran plata para comprarles sus primeros botines, se subió sola a un colectivo rumbo a Buenos Aires, porque le dijeron que en Boca probaban jugadoras. Viajó cargada de ilusiones y cuando llegó le dijeron que no había pruebas. Uno de sus hermanos que vivía allí le ordenó no bajar los brazos. Agarró una guía telefónica y se puso a llamar a todos los números del club que encontraba, hasta que consiguió que la probaran. Después de unas semanas en La Ribera, fue convocada para el seleccionado argentino Sub 20. A partir de ese momento la vida de Sole Jaimes cambiaría para siempre. Jugó en Boca y River, pero fue en el Xeneize donde se cansó de ganar títulos locales y hacer goles, lo que despertó el interés de los equipos brasileños. Foz de Iguazú fue su primera estación, para después pasar por Sao Paulo y Santos. En el equipo de Pelé, es ídola y la máxima goleadora en la historia de club. En Brasil tuvo un reconocimiento reservado para pocas: fue la primera mujer en obtener la “Bola de Prata”, un premio que se entrega desde 1970 y que ganaron jugadores de renombre mundial como Zico, Ronaldinho o Neymar.

Sole en su primer entrenamiento con los colores del Napoli
Sole en su primer entrenamiento con los colores del Napoli

En 2018 participó en una de las ligas económicamente mas poderosas del mundo. En Dalian Quanjian de China fue goleadora y campeona, lo que despertó el interés del Olympique de Lyon, donde jugó una temporada, y el 18 de mayo de 2019 se convirtió en la primera futbolista argentina en ganar la UEFA Women's Champions League, además de dar dos vueltas olímpicas más: la Liga de Francia y la Copa de Francia.

Ese mismo año volvió por seis meses al Santos para luego volver a cruzar el continente y firmar con Changchun Zhuoyue Chino. Después del Mundial de fútbol femenino disputado en Francia con el seleccionado argentino. Volvió a Santos para seguir gritando goles y despertar el interés del Napoli, que pudo asegurar su permanencia en Serie A en la última fecha luego de empatar 2 a 2 con la Roma.

Brasil, China, Francia e Italia, los lugares donde ha vivido Jaimes gracias al fútbol.
Brasil, China, Francia e Italia, los lugares donde ha vivido Jaimes gracias al fútbol.

 A partir de ahora, el equipo celeste que actualmente juega de local en el Stadio Comunale "Arena" Giuseppe Piccolo, soñará con que, una vez más, alguien nacido en suelo argentino los ponga en los más alto del mapa futbolístico. Los orígenes del sur napolitano, Maradona y Sole Jaimes, tienen mucho en común. Ojalá la historia se repita