La tercera edición del Festival Internacional de Cine de Entre Ríos (Ficer), que tendrá como marco la reciente sanción de Ley de Fomento Audiovisual de la Provincia, se realizará en la ciudad de Paraná de manera presencial desde mañana y hasta el sábado 11 de diciembre.

La ley, cuya finalidad principal es fomentar y promover el desarrollo de la industria audiovisual en la Provincia, reviste una importancia celebratoria para el Ficer, en tanto "el festival es una herramienta para poner en valor al cine entrerriano, una especie de vidriera y una plataforma para que se concretara la norma para Entre Ríos", explicó a Télam la directora artística del certamen, Celina Murga, realizadora de filmes como "La tercera orilla", "Ana y los otros" y "Escuela Normal", entre otros.

Este año, el Ficer presenta más de 50 largometrajes y cortos repartidos en sus diferentes secciones, un nuevo apartado, Cine Regional NEA Litoral; el Mercado enfocado en el trabajo del sector de la región, mesas de debate y un foco centrado en la cinematografía de España.

2021 fue un año destacado para el cine entrerriano, con películas de realizadores de esa provincia que recogieron el reconocimiento del mundo y en ese sentido Murga detalla: "Es muy significativo que dos películas entrerrianas como "Nosotros nunca moriremos", que este año abre el Ficer, y "Jesús López", que forma parte de la Competencia Nacional, hayan tenido un muy buen desempeño en festivales internacionales; de alguna manera pone de manifiesto lo que se hizo hasta ahora en la provincia".

–¿Cómo definirías al festival? ¿Cuáles son sus objetivos?
–El festival nace en 2018 cuando Carolina Gaillard, que era la secretaria de Cultura y hoy es diputada nacional, decidió hacerlo porque se venía debatiendo mucho sobre una ley de fomento y el festival pone en valor al cine entrerriano, es una especie de vidriera y una plataforma para que se concretara la norma para Entre Ríos, que se acaba de sancionar. Y no es casual que tres años después de esa iniciativa y a pesar de la pandemia, se esté haciendo esta edición, luego de una primera que fue solo una muestra y una segunda que creció hasta el presente, con competencias, más proyecciones e invitados internacionales.

–¿Cuáles son las novedades de la tercera edición?
–Sin duda el festival va a ser una fiesta porque será presencial. Pero además, todo esto tiene que ver con la sanción de la ley. No quiero ser autorreferencial pero es inevitable pensar que cuando yo filmé "Ana y los otros" en 2001, había muy poco desarrollo audiovisual de la provincia y aunque tuvimos el apoyo del municipio y de la provincia, no dejaban de ser iniciativas que tenían que ver con la voluntad de los gobiernos de ese momento.

Ahora surgieron muchos realizadores que no solo han logrado hacer sus películas, sino que salieron al mundo a mostrar la vitalidad del cine de la provincia; este año ha sido espectacular en ese sentido.

–¿Por qué el foco de este año va a ser en el cine español?
–Desde su nacimiento el Ficer se constituyó como un festival internacional, que sin duda fue una gran idea porque le da un potencial de crecimiento mucho más amplio, y el foco sobre un país ilumina a todas esas corrientes migratorias que hacen a la constitución de nuestra provincia. En ese sentido, este año se eligió a España, que en este momento atraviesa un momento muy vital en el cine. En los últimos años hubo un desarrollo muy interesante de su cine regional, con una diversidad que no había. Hicimos una selección muy diversa que va desde "Las niñas", que ganó todos los Premios Goya; pasando por "La calle del agua", un documental que tiene un material de archivo espectacular sobre una mujer que luchó en la resistencia antifranquista; y "Apuntes para una película de atracos", otro documental pero con muchas situaciones ficcionadas, muy lúdica, muy divertida. Es decir, tenemos un foco con amplitud narrativa, con muchos estilos.

Y en cuanto a la sección internacional, presentamos "Martin Eden", que es una película italiana muy linda: la israelí "Cinema Sabaya"; la brasileña "El libro de los placeres"; la estadounidense "South Mountain"; y la uruguaya "El empleado y el patrón", que va a ser la película de clausura. Nos interesa que la selección sea como un muestreo que dé cuenta del mundo.

– ¿La flamante Ley de Fomento Audiovisual va a favorecer las coproducciones con otros países?
–Sí, este es un año en el que nos resulta vital celebrar la ley y que, a través de ella, se favorezcan los acuerdos dentro y afuera del país. Por eso elegimos la uruguaya "El empleado y el patrón" y la brasileña "El libro de los placeres", dos películas que se hicieron en coproducción con la Argentina y que nos interesa mucho para el público entrerriano y para poder reflexionar sobre la importancia de tejer redes y acuerdos virtuosos con estos países hermanos.

–En la presentación en Buenos Aires del Ficer dijiste que les interesaba incluir películas dirigidas por mujeres. ¿Cómo se refleja esta dirección en esta edición?
–Desde que entré al festival en 2019, me importó mucho estar en sintonía con la época, en cada espacio en donde estoy me comprometo con hacer todo lo posible para ampliar los derechos de las mujeres y las diversidades, Y este año por suerte todos acompañaron esa decisión; se dio de manera natural y no costó porque encontramos muy buenas películas dirigidas por mujeres. Y tratamos que pase lo mismo en los equipos de trabajo, en los jurados, en los paneles y en todos los eventos que se hacen dentro del festival.