La estrella del pop testificó este miércoles de modo virtual ante una corte de Los Ángeles en el marco de una audiencia sobre la gestión de sus asuntos comerciales y personales.

En un inusual y apasionado testimonio, Spears expresó su deseo de que la tutela bajo la que se encuentra desde hace 13 años termine, al calificarla como "abusiva".

"Le he dicho al mundo que estoy bien y feliz (...) Estoy traumatizada. No estoy feliz, no puedo dormir", testificó Spears, según informó la cadena CNN.

"Solo quiero recuperar mi vida", aseguró.

Desde 2008, cuando la cantante enfrentó una crisis de salud mental, su carrera, tratamientos médicos y finanzas han estado en manos de tutores legales en un arreglo conocido como "tutela".

El acuerdo ordenado por una corte le dio a su padre, Jamie Spears, control sobre su patrimonio, de unos US$60 millones, y otros aspectos de su vida.

La cantante ha intentado despojar a su padre de ese poder mediante mecanismos legales.

"Estoy traumatizada"
Durante los 23 minutos que Spears testificó este miércoles, divulgó detalles personales que no se conocían previamente.

Exigió por ejemplo que se le removiera un dispositivo intrauterino para optar por la opción de tener más hijos.

"Quería quitármelo (el DIU) para poder intentar tener otro bebé, pero este supuesto equipo no me permite ir al médico a hacerlo porque no quieren que tenga más hijos", declaró.

"Así que básicamente esta tutela me está perjudicando más que beneficiándome. Me merezco tener una vida. He trabajado toda mi vida", sentenció.

La cantante dijo también que el litio, la medicación que alguna vez le dieron "contra su voluntad", era tan fuerte que se sentía "embriagada" y "no podía mantener una conversación".

"He estado en negación, he estado en shock. Estoy traumatizada", dijo en la audiencia, que insistió se transmitiera públicamente.

"Han pasado muchas cosas desde la última vez que vine a la corte hace dos años. No había regresado a la corte porque sentí que no fui escuchada", declaró.

Después de un breve receso, la abogada defensora del padre de Spears leyó un comunicado en nombre de su cliente: "Él siente mucho ver a su hija sufriendo y con tanto dolor".

"El señor Spears ama a su hija y la extraña mucho", añadió.

La artista de 39 años, sin embargo, dijo que su padre deseaba hacerle daño.

"El control que tenía... para dañar a su propia hija, 100.000%, le encantaba", dijo.
La cantante finalmente admitió desconocer que ella podía pedir formalmente que se diera fin a la tutela legal.

"Pido disculpas por mi ignorancia", dijo.

"Lo que he vivido es vergonzoso y desalentador, y es la principal razón por la que no hablé abiertamente. Pensé que nadie me creería", declaró.

#FreeBritney
Un movimiento iniciado por sus fans, conocido como la campaña #FreeBritney (Liberen a Britney), busca que la cantante recupere la autonomía sobre sus asuntos.

La prolongada disputa legal ganó renovada atención en 2021 luego del lanzamiento de Framing Britney Spears, un documental que se centró en el conflicto sobre la tutela de la cantante.

Un tribunal otorga la tutela en los casos de personas que no pueden tomar sus propias decisiones, como las que padecen demencia u otras enfermedades mentales.

La tutela de Spears se divide en dos partes: una es para su patrimonio y asuntos financieros, y la otra es para ella como persona. Bajo este acuerdo legal, Spears no ha controlado sus finanzas desde 2008.

Jamie Spears estuvo inicialmente a cargo de ambas partes de la tutela, pero renunció como tutor personal de su hija en 2019 por razones de salud. Jodi Montgomery, una profesional de la salud, lo reemplazó temporalmente, pero Britney Spears solicitó que esto se hiciera permanente.

La cantante también ha indicado a través de sus abogados que ya no quiere que su padre se involucre en el manejo de su carrera.

Uno de los abogados dijo que Spears tenía "miedo de su padre" y que no volvería a los escenarios mientras él mantuviera el control.

En noviembre de 2020 un juez se negó a destituir a Spears, pero nombró a la firma financiera Bessemer Trust como cotutora de su patrimonio.

Un mes después, el juez extendió la tutela de Spears hasta septiembre de 2021.

En febrero de 2021, un abogado de la cantante solicitó una audiencia en la que esta pudiera hablarle "directamente al tribunal" sobre su tutela y se programó para este miércoles 23 de junio de manera remota.

¿Por qué se ordenó la tutela?
Spears comenzó a comportarse de manera errática en 2007 después de que finalizara su divorcio del rapero Kevin Federline y perdiera la custodia de sus dos hijos.

Una serie de incidentes públicos despertaron preocupación por su bienestar mental, y la estrella generó titulares por afeitarse la cabeza y golpear el automóvil de un fotógrafo con un paraguas.

En 2008 fue internada dos veces en un hospital en virtud de una resolución de evaluación psiquiátrica temporal, después de un incidente en el que presuntamente se negó a entregar a sus hijos en un enfrentamiento que involucró a la policía.

Una corte estableció su tutela temporal en esa época y desde entonces se ha extendido gradualmente durante más de una década, aunque los detalles de la orden nunca se han hecho públicos.

En los años bajo la tutela, a Spears no le ha faltado trabajo: lanzó tres álbumes, realizó una exitosa residencia en Las Vegas e hizo numerosas apariciones en televisión, incluida una temporada como juez en el programa X Factor.

"Framing Britney Spears", el documental que desentraña el ascenso y caída de la princesa del pop
Hasta 2018, Spears tenía un patrimonio neto de US$59 millones, según Business Insider, citando documentos financieros. Ese mismo año, Spears gastó US$1,1 millones en honorarios legales y de tutelaje, según documentos judiciales obtenidos por el sitio web Entertainment Tonight.