Por Emanuel Respighi

No hubo sorpresas y sí lógica pura en la definición de Masterchef Celebrity: el actor Gastón Dalmau fue elegido como el ganador de la segunda edición del reality show. Tras una final en la que tanto él como Georgina Barbarossa tuvieron que hace un menú completo de tres pasos (entrada, plato principal y postre), finalmente el jurado integrado por Germán Martitegui, Donato De Santis y Damián Betular determinó que Dalmau se alzara con el trofeo de campeón y el premio de 1,2 millones de pesos que otorgó el concurso culinario. La gala final del ciclo gastronómico rompió sus propios niveles de audiencia, al alcanzar un promedio de 27,3 puntos, con picos que rozaron los 30 puntos, como hacía mucho tiempo la TV argentina no tocaba. Una cifra impresionante –la más alta para un programa en lo que va del 2021- que vuelve a cuestionar a quienes dan por muerta a la TV abierta.

A fuerza de entretenimiento liviano para toda la familia, alejado del griterío y de las peleas prefabricadas que invaden la pantalla chica de un tiempo a esta parte, Masterchef Celebrity fue con holgura el programa televisivo más visto del año. Un fenómeno que comenzó allá lejos y hace tiempo cuando en plena pandemia Bake off empezó a concentrar a la audiencia televisiva frente al televisor, que Telefe supo mantener con llegada del primer Masterchef Celebrity y cuya segunda temporada siguió aumentando los niveles de rating. En una era donde las audiencias parecen elegir las plataformas de streaming a la hora de ver ficción, los concursos gastronómicos se posicionaron como una interesante alternativa nocturna. De hecho, el estreno del concurso musical La voz argentina –que estratégicamente Telefe programó ayer- tuvo un debut que midió 25,3. Habrá que ver si –desde la música- podrá emular la atracción que alcanzó el ciclo que acaba de terminar.

El menú de tres pasos que consagró a Gastón Dalmau

Entre los nervios en la preparación de los platos y la emoción que envuelve a toda final, Dalmau se impuso en el concurso conducido por Santiago Del Moro con una sobriedad y prolijidad que contrastó con la grandilocuencia y desmesura –incluso en los looks con los que se presentaba en cada envío- de su competidora. Sin el renunciante Alex Caniggia, con la despedida de Claudia Fontán y Candela Vetrano, la victoria de Dalmau parecía cantada ante una Barbarossa que le puso mucha onda al show televisivo pero cuyos conocimientos culinarios eran más intuitivos que técnicos.

El menú de tres pasos que elaboró cada finalista pintó en cuerpo y alma sus personalidades y conocimientos. Dalmau preparó de entrada un carpaccio de langostinos con emulsión de tomate, tartar de palta y pickles de sandía; de plato principal un abadejo con croute de pistacho, salsa de cítricos y crema de hinojos; y de postre una pavlova con curd de limón y frutos rojos. Por su parte, Georgina se inspiró en sus orígenes familiares al hacer como entrada un salmorejo blanco de uvas y almendras; un plato principal en el que combinó un solomillo de cerdo con langostinos; y de postre eligió una natilla al vinagre.

“Simple y elegante. Nos regalaste muchas emociones y te mereces levantar este trofeo”, le dijo Donato a Dalmau al momento de la premiación. “Sos un ejemplo para muchos chicas y chicos que vienen del interior, que a base de esfuerzo y estudiando podés lograr un montón de cosas”, le señaló Betular, en referencia a la procedencia de Coronel Suárez del ex actor de Casi ángeles que hoy reside en Los Angeles. “Te vi evolucionar en lo personal aparte de la cocina. Lo lindo de este grupo es que la lucha era contra ustedes mismos, y la ganaste. Felicitaciones”, terminó diciéndole Martitegui en la ronda de devoluciones, mientras el rating minuto a minuto marcaba un pico de audiencia que superaba los 29 puntos.

Emocionado, sin poder contener las lágrimas, Dalmau apenas atinó a decir unas pocas palabras. “Aprendí, lloré, me enojé, disfruté, me reí, me divertí”, señaló el ganador, tal vez describiendo con sus palabras las claves del atractivo del programa. Luego agradeció a su familia y a su pareja, ante la ovación de los compañeros que pasaron por Masterchef Celebrity y que estaban presentes en el estudio para presenciar una final que se convirtió en el programa más visto del año.