Por Rogério Tomaz Jr.¹

El 19 de junio en Brasil es el día para celebrar el cumpleaños de Chico Buarque, uno de los más grandes artistas del país, reconocido durante décadas en la música y, más recientemente, reconocido por su talento literario. En este año 2021, sin embargo, la fecha será recordada por una triste marca, pero también por manifestaciones masivas contra el gobierno de Bolsonaro.

Este sábado, el país más grande de América Latina superó oficialmente la asombrosa marca de 500.000 muertos por el virus Covid-19. Para protestar contra esto, en aproximadamente 200 ciudades del país, hubo marchas contra el gobierno, con énfasis en la de São Paulo, que reunió a más de 100 mil personas en la Avenida Paulista. Chico Buarque, por cierto, participó del acto en Río de Janeiro.

Aunque programadas hace más de un mes, las manifestaciones terminaron coincidiendo con el momento exacto en que se perdieron medio millón de vidas en el país a causa del coronavirus.

Es demasiado temprano para decir si el movimiento seguirá creciendo hasta convertirse en una amenaza real para el gobierno. Pero es un hecho que las calles están siendo retomadas por la izquierda y eso puede favorecer la adhesión de actores políticos que pueden abandonar la burocracia y abrazar la candidatura de Lula da Silva.

A diferencia de los hechos de mayo, que fueron ocultos por gran parte de los grandes medios, las protestas de este #19J tuvieron una cobertura más seria, incluso en el principal noticiero de Rede Globo, Jornal Nacional, que dedicó casi seis minutos de su edición a los eventos por todo el país.

El “JN”, además de resaltar la magnitud y cantidad de los actos, señaló que los manifestantes exigieron la aceleración de la vacunación en el país, que está entrando en la tercera ola de la pandemia.

La tragedia vivida en Manaos en enero, cuando cientos de personas murieron por falta de oxígeno y el gobierno de Venezuela fue más rápido que el de Bolsonaro para ayudar al sistema de salud de la ciudad, podría repetirse en varios estados al mismo tiempo.

Más de 18 estados y el Distrito Federal (Brasilia), de un total de 27, tienen el 80% o más de las camas de UTI ocupadas. La vacunación sigue siendo lenta y aún no ha llegado al 30% de la gente. Todo indica que solo en 2022 el país podrá llegar al 90% de la población inmunizada.

CPI

En la Comisión de Investigación Parlamentaria (CPI) que funciona en el Senado, el relator Renan Calheiros ya ha comenzado a producir el informe final, que debe señalar a Bolsonaro como el principal responsable del pésimo manejo de la crisis sanitaria.

La comisión logró identificar la estructura y modo de actuación de lo que se denomina el “gabinete paralelo” de Salud, conformada por asesores gubernamentales no especialistas en temas sanitarios, junto con empresarios y médicos negacionistas, quienes orientaron las decisiones y la conducta personal de Jair Bolsonaro durante la pandemia.

Los miembros de este “gabinete de las sombras” también deben ser considerados responsables en el informe final del CPI. En la siguiente columna daremos detalles de quienes son y de cómo funciona.

¹ Periodista brasileño, residente en Argentina, cursando la Maestría en Estudios Latinoamericanos en la Universidad Nacional de Cuyo, en Mendoza. Trabajó durante 11 años en la Cámara de Diputados de Brasil.

Fuente: Observatorio del Sur Global