por Florencia Tursi Colombi

El pasado 28 de julio Pedro Castillo asumió la presidencia del Perú para el período 2021-2026. En el Congreso, luego de tomar juramento, Castillo dio su primer mensaje al pueblo como Presidente. El discurso tuvo dos partes, una primera de revisión histórica y crítica a la situación política, económica, social y sanitaria, y una segunda parte de propuestas y proyectos de gobierno. Luego realizó una jura simbólica en la Pampa de la Quinua en Ayacucho, lugar en donde se desarrolló la Batalla de Ayacucho, la cual selló la Independencia del Perú.

Los derechos del pueblo

En la primera parte del discurso de asunción, Castillo expuso con valentía la historia de una cultura milenaria, recordando que, pese a que ese día era el Bicentenario de la Independencia, no había que olvidar las culturas precolombinas.

Castillo hizo un rápido recorrido por la historia del Perú, en ocasión de cumplirse los 200 años de la Independencia, que tuvo como eje central a los derechos del pueblo.

El núcleo del mensaje del nuevo Presidente fue señalar lo que le ha costado al pueblo peruano el reconocimiento de sus derechos ante los distintos gobiernos que le dieron la espalda a la causa popular. “Ha llegado un gobierno para el pueblo y por el pueblo” sostuvo.

Asimismo, remarcó que es la primera vez que llega a la presidencia del Perú un campesino, maestro rural, de los sectores oprimidos, con un partido político del interior del país y, “del orgullo y honor del Perú profundo” que corre por sus venas.

La crítica a la situación heredada se centró en algunos temas clave. El primero fue la pandemia de la Covid-19, respecto de la cual marcó una clara línea: la salud debe ser garantizada por el Estado, universal y gratuita, ante las tendencias presentes entre los empresarios y los sectores de derecha que presionan por mantener un sistema privado y para unos pocos, de salud y acceso a las vacunas. Además, hizo una crítica al centralismo médico de Lima marcando la necesidad de hospitales especializados por regiones, para lo cual le pidió a las distintas regiones que elaboren sus informes sobre las necesidades que el Estado debe atender. Finalmente, respecto de la pandemia, reconoció la labor del personal de salud sosteniendo que “no haya más trabajos precarios”.

La segunda crítica fue a la economía. Castillo sostuvo que, hasta ahora, ningún gobierno escuchó el malestar de la población, el cual es producto del modelo económico heredado de los 90, y remarcó que “la población pide cambios”. Despejó las dudas al sostener que se respetará la propiedad privada pero que se antepondrán los beneficios de la Nación. La prioridad será recuperar empleos e ingresos. También recordó la campaña electoral cuando se trató de asustar a los/as votantes respecto del devenir económico de un supuesto “gobierno comunista”, Castillo respondió a aquellos mensajes de miedo señalando que “queremos una economía ordenada y estable”.

Los/as congresistas e invitados/as lo aplaudieron de pie cuando señaló que no permitirá los abusos de monopolios y consorcios de los servicios públicos, que el Banco de la Nación debe dar créditos sin usura, y que el Estado va a cumplir su función de resguardo de los servicios y riquezas de la nación.

La corrupción fue también un eje de la crítica. “Hay que desterrar la corrupción y sancionar a los culpables” dijo Castillo. Recordó que hay ex presidentes y políticos investigados y presos, sin embargo no hay ningún empresario.

Otro eje fue el de minería, energía e hidrocarburos donde sostuvo que hay que mejorar salarios y transferencias para que no haya grupos privilegiados y otros excluidos, promover la participación del Estado y sobre todo, la necesidad de una nueva forma de hacer minería.

Finalmente, señaló el eje central que será guía de su gobierno: “paz con justicia social”.

Acciones de cambio

En la segunda parte del discurso, Castillo diagramó las acciones a tomar por el gobierno, las propuestas y proyectos. En materia de salud se comprometió a vacunar a más del 70% de la población antes de fin de año. En economía, anunció inversión pública y generación de empleo a través de obras públicas. También anunció obras de agua y saneamiento, y ampliación del Programa Nacional Techo Propio.

En el área de producción, señaló que se promoverán inversiones con rentabilidad social, se revisarán los contratos con empresas pesqueras buscando más rentabilidad y empleo digno, y se creará un fondo de crédito para PyMES.

En agricultura, con el lema: “hambre y desnutrición cero”, prometió reconocer a comedores comunitarios con inversión de 3 mil millones de soles, y dotar de un rol central al Agrobanco como motor de la agricultura familiar y del pequeño agricultor. También anunció un plan de industrialización y mejora del campo y un plan de repoblamiento ganadero.

En temática de género propuso fomentar el empleo de las mujeres, asistencia para las víctimas de abuso sexual, y crear un sistema nacional de cuidados con especial atención a los/as huérfanos/as de la pandemia.

Sobre Petroperú, señaló que el Estado debe participar directamente y regular el precio de los combustibles.

Para la seguridad ciudadana propuso expandir el sistema de rondas, incluirlas en el sistema de seguridad y asignarles presupuesto. En defensa, anunció el cambio del rol de las FFAA para que participen en proyectos de desarrollo y ayuden al crecimiento de la nación.

Sobre la lucha contra la corrupción pidió revisar la legislación sobre corrupción tanto para funcionarios públicos como para empresas.

También se refirió a la publicidad del Estado, para regularla de mejor manera, se dará prioridad a redes de provincias y virtuales, descentralizando el gasto público.

En transportes y caminos anunció mejoras y controles, y la creación del tren inca y el tren grau. En comercio exterior y turismo señaló mejoras y dar valor al turismo y a las culturas vivas.

Sobre protección social dijo que ningún peruano deberá mendigar por protección, por el contrario, se armará una comisión ejecutiva encargada de crear un nuevo sistema de protección social, que establezca una estructura unificada de salud, que centre el desarrollo en las personas y que fomente los programas sociales.

Educación

Uno de los temas en los que más se detuvo en su discurso fue el de la educación. Claro está que será un tema prioritario dado que Castillo, por su rol de profesor que viene del Magisterio, conoce los problemas del área y está en contacto con los distintos sectores de la educación. Esto le permitió hacer importantes propuestas en su primer discurso al pueblo.

En primer lugar, declaró a la educación pública en estado de emergencia prometiendo duplicar el presupuesto y redistribuir de manera equitativa.

Asimismo, señaló la necesidad de revalorizar la carrera docente, reconocer a los docentes de la educación pública a través de incentivos y que los docentes rurales cuenten con servicios.

En segundo lugar, hizo un importante anuncio que fue el declarar a internet como un derecho, y no como servicio.

Por otro lado, dijo que en las escuelas se va a garantizar la alimentación con productos locales y nutritivos.

Finalmente, respecto de las universidades y la educación superior, dijo que se garantizará el libre acceso.

Nuevos ministerios

Hubo dos anuncios centrales en el discurso inaugural de Castillo. El primero fue la creación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica, y el segundo fue el cambio de denominación y significado del área de cultura a Ministerio de las Culturas.

La creación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica, es con el objetivo, según señaló Castillo, de generar conocimiento para la independencia tecnológica. Asimismo, propuso crear la carrera de investigador lo que permitirá repatriar científicos en el exterior y generar mayor valor agregado.

La cultura fue un tema clave del discurso, tanto en la primera parte cuando, en su repaso histórico, valorizó la riqueza cultural del Perú, como en la segunda parte, cuando propuso una serie de cambios y nuevas medidas.

Castillo anunció que se priorizarán las lenguas originarias en las instituciones donde ya las utilicen y se reconocerá a las comunidades indígenas. El objetivo es interculturalizar al Estado con sus comunidades originarias, indígenas y afroperuanas. Por ello, propuso renombrar al ministerio como Ministerio de las Culturas, en plural, para que reconozca las diferentes culturas y lenguas.

Añadió que no gobernará desde la casa de Pizarro ya que “hay que romper con las ataduras coloniales”. La casa de Pizarro se convertirá en museo y casa del nuevo Ministerio de las Culturas.

Medio ambiente y recursos naturales

Otro tema que marcó un claro viraje respecto de los gobiernos anteriores fue el de medio ambiente y recursos naturales. Castillo se hizo eco de los reclamos populares por mayor cuidado del medio ambiente y protección de los recursos naturales. Cabe recordar que ningún gobierno, hasta ahora, había tomado este eje como central desde una perspectiva social, sino que todos los gobiernos privilegiaban el extractivismo y despojo de los recursos nacionales en manos de empresas privadas.

En medio ambiente, Castillo, priorizará la protección y el desarrollo a través de un Ministerio del Ambiente que ponga freno a abusos. También habló de revertir la tendencia de deforestación y crear una nueva ley de ordenamiento territorial. Se propuso que, para el 2030, el Perú sea un país de carbono neutral.

Castillo remarcó la centralidad de los recursos naturales, indicando la importancia de recuperar la soberanía de dichos recursos y que esto es uno de los principios que impulsa la necesidad de una nueva Constitución. Es decir, que parte de las problemáticas de la Constitución vigente, tiene que ver con el fomento de la empresa privada para la extracción de los recursos naturales. Solo será posible cambiar la forma en la que comprendemos al medio ambiente y la forma en la que nos relacionamos con los recursos existentes con una nueva Constitución que garantice la soberanía, el cuidado y la preservación. Asimismo, señaló Castillo, que debe haber participación de pueblos indígenas en la ejecución de proyectos extractivos.

Una nueva Constitución

Por último, se refirió a la asamblea constituyente y el proyecto de una nueva Constitución. En el discurso, Castillo indicó que insistirá con esa propuesta en el marco de la legalidad. Sin embargo, la Constitución del 93 no contempla la creación de una asamblea constituyente, por ello Castillo se hizo la pregunta “¿Debe el pueblo estar preso de dicha Constitución?”, fuerte y claro se escuchó a una parte de los/as asistentes presentes en el Congreso responderle que “no”.

Castillo expuso que, dado que el poder constituyente emana del pueblo, no de los gobernantes, se necesita un referéndum constituyente. Es por eso que presentará al Congreso un proyecto de ley para reformar la Constitución permitiendo una Asamblea Constituyente la cual será la encargada de crear una nueva Constitución. Será una “asamblea constituyente del bicentenario, plurinacional, con pueblos indígenas, originarios, afroperuanos, independientes y sindicatos y con paridad de género” sostuvo.

“Es el tiempo de la reconstrucción de la unidad nacional” señaló, y despejó dudas sobre una supuesta reforma constitucional para permitirle la reelección y perpetuarse en el poder, por el contrario, Castillo concluyó su discurso diciendo que: “el 28 de julio del 2026 regresaré a mi labor como docente”.

El gabinete

El jueves 29 de julio, Castillo hizo jurar a su gabinete. Primero lo hizo el Presidente del Consejo de Ministros, Guido Bellido, desde el acto en la Pampa de la Quinua en Ayacucho. Castillo recibió duras críticas por la designación de Bellido ya que pertenece a la llamada “ala dura” del partido Perú Libre, fue uno de los fundadores del partido y cercano a Vladimir Cerrón. Además, Bellido es investigado por apología al terrorismo, una figura jurídica compleja ya que suele ser utilizada como mecanismo político para desprestigiar a la izquierda peruana.

Horas más tarde, juró el resto de su gabinete a excepción de los titulares de las carteras de Economía y de Justicia. Hubo especulaciones al respecto, se creía que no juramentarían por diferencias respecto de la designación de Bellido. Sin embargo, el día viernes 30 se completó el gabinete con ambas juramentaciones.

El gobierno de Castillo quedó conformado de la siguiente manera:

Guido Bellido en Consejo de Ministros; Héctor Bejar en Cancillería; Walter Ayala en el Ministerio de Defensa, Juan Carrasco en Interior; Juan Cadillo en Educación; Hernando Ceballos en Salud; Victor Mayta en Desarrollo Agrario; Iber Maraví en Trabajo; Yván Quispe en Producción; Roberto Sánchez en Comercio Exterior; Iván Merino en Energía y Minas; Juan Silva en Transportes; Geiner Alvarado en Vivienda; Ciro Gálvez en Culturas; Rubén Ramírez en Ambiente; Dina Boluarte en Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social; Anahí Durand en Ministerio de la Mujer y Poblaciones vulnerables; Pedro Francke en Economía y Finanzas; y Aníbal Torres en el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

Es posible observar como crítica que de 19 cargos ministeriales, tan solo 2 designaciones fueron para mujeres Ministras.

Conclusiones

Fue un discurso histórico, de un profesor rural que había sido criticado, por algunos sectores, por “no hablar bien” o porque “no se entiende”.

El discurso hizo historia porque fue el primer mensaje de un presidente que no nació en la elite limeña, que no fue criado para y por el poder. Pedro Castillo es el primer presidente de “los de abajo”, de los campesinos, de los maestros rurales, de los sectores oprimidos y del Perú profundo.

El discurso fue histórico porque en ocasión de celebrarse los 200 años de la Independencia del Perú, Castillo no les recordó a los ricos sus éxitos, sino que puso en escena los derechos de un pueblo silenciado y oprimido.

No obstante, en el Congreso la derecha se hace fuerte. Antes de la asunción presidencial se eligió una nueva mesa directiva que fue ganada por la lista de María del Carmen Alva de Acción Popular. De hecho, se le impidió a Perú Libre presentar su lista para la presidencia del Congreso. Alva ya se mostró como la líder de una derecha que, desde el Congreso, va a hacer todo lo posible por limitar el poder del ejecutivo y hasta impedir el proyecto de una asamblea constituyente.

Sin embargo, esa derecha no pudo evitar el mensaje claro, contundente y profundo de Castillo en el Congreso ante las distintas bancadas, representantes, líderes internacionales e invitados. Castillo logró, tanto en la campaña como en su primer discurso, interpelar a “los nadies”. Esas fueron las palabras utilizadas por la vicepresidenta en su jura. “Por los nadies, por aquellos que teniendo voz se la quitaron” dijo Dina Boluarte al jurar como vicepresidenta, quien luego fue designada en el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social.

Por su parte, Castillo, recordó en la juramentación las promesas de campaña: no más corrupción y una nueva Constitución. “Juro por los pueblos del Perú, por un país sin corrupción y por una nueva Constitución” sostuvo.

Fuente: Oberrvatorio del Sur Global