La pandemia no ha impedido que los movimientos migratorios sigan creciendo. Datos recientes certifican que 180.034 migrantes intentaron ingresar a los Estados Unidos (EEUU) durante el mes de mayo. Aproximadamente el 38% de estas personas ya lo habían intentado en los 12 meses anteriores. 

Paralelamente, el gobierno estadounidense aprobó el martes pasado, por 68 votos a favor y 32 en contra, un amplio paquete legislativo destinado a impulsar la capacidad de ese país para competir con la tecnología china. Esto comprende una inversión de 54.000 millones de dólares para aumentar la producción e investigación de semiconductores y equipos de telecomunicaciones en EEUU, incluidos dos mil millones dedicados a los chips utilizados por los fabricantes de automóviles. 

Aunque aún falta la aprobación de la Cámara de Diputados para que sea ley, esta iniciativa marca la gran necesidad del país del norte por no ceder en la carrera tecnológica durante la cuarta revolución industrial y tratar de evitar que China siga creciendo en África y la región. Conjuntamente, planean ayudar en la lucha contra el Covid-19 mediante la donación de vacunas a los países que se encuentran con planes de vacunación demorados o en los mayores picos de la pandemia. 

Rebrotes y vacunas

Mucho se habla de la post pandemia en el mundo, pero esta etapa aún no está muy definida, dado que muchos países que terminaron con la tercera ola, con un plan de vacunación avanzado y dejaron finalmente el tapabocas, temen por un rebrote. Ejemplo de esto son Inglaterra y China, que pareciera entrar en un rebrote de Covid en la zona de Guangzhou, sumado a otro brote de gripe aviar en Shaanxi. Algunos expertos refieren que el gigante asiático precisará 2.200 millones de dosis más para inmunizar a su población. Después de alcanzar el récord de 1.000 millones de dosis de la vacuna, para lograr la inmunidad colectiva debe vacunar del 80% al 85% de la población. 

Por su parte, las campañas de vacunación a nivel mundial siguen avanzando, debido a la mayor producción de vacunas. A esto se sumó Argentina con las vacunas AstraZeneca y Sputnik V y, en breve, comenzará la producción local de vacunas chinas y el desarrollo de vacunas propias o estudios de variantes de tratamiento. 

Intentos desde occidente

Durante este tiempo, se realizó el G7, que pareciera haber perdido su poder y transmitir por momentos la desesperación de occidente frente al crecimiento de oriente (China y Rusia). Entre los planteos que llevó el presidente estadounidense Joe Biden a este grupo, se encontraba la propuesta de que las empresas multinacionales hagan aportes del 15%, pero también un gran plan de ayudas a países de ingresos medios y bajos. 

Impulsado por EEUU, el grupo lanzó una iniciativa dirigida a naciones de Latinoamérica, el Caribe, África y el Indopacífico; que busca movilizar 40 billones de dólares del sector privado. Se planea así impulsar proyectos de infraestructura y telecomunicaciones y ampliar la igualdad de género (parte de la agenda 2030), buscando contrarrestar el avance de China en dichas regiones.

Previo a la reunión bilateral con su par ruso, Vladimir Putin, Biden planteó la necesidad de que los ciberataques lanzados desde Rusia, que han puesto en jaque a instituciones y sectores económicos vitales estadounidenses, sean declarados “actos de guerra”. También solicitó que reciban sanciones desde la Unión Europea, ya que tanto la ciberseguridad como el papel de las criptomonedas en esos ataques, deberían ser “una prioridad”, tanto para el G7, como para la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Queda así evidenciado que solo la OTAN continúa con fuerza, mientras la relación entre EEUU y Unión Europea se diluye y Alemania juega entre Rusia, China y las imposiciones estadounidenses.

El avance oriental

Mientras tanto, Rusia y China se desprenden de los dólares y ponen a trabajar las criptomonedas y los mineros de estas, buscando acabar con los riesgos financieros derivados de la especulación. También de esta forma hacen referencia al cuidado del medio ambiente, dado que minar (como se lo conoce en la jerga) criptomonedas consume gran cantidad de energía eléctrica y gas. 

El desarrollo de una internet propia por parte de Rusia y el 5G, son ejes centrales en el futuro posicionamiento del nuevo escenario mundial. En tal sentido, China lleva adelante el desarrollo y control de la producción y distribución de energía en los distintos continentes, situación que le permitirá en un futuro trasladar las minas de criptomonedas a otros países. También acaba de anunciar, en un giro sin precedentes, que adoptará una criptomoneda concreta (el yuan digital) como moneda oficial, por lo cual la compra y comercialización de esta es a través de Yuan Pay Group.

A diferencia de otras criptomonedas u otro tipo de representación digital de dinero utilizado por la banca comercial, esta moneda digital tiene su equivalente en el mundo real. Es decir, está respaldada por dinero físico y por las reservas en oro que el país viene acumulando de manera continua y sometida a las regulaciones del gobierno. Estas medidas ayudan a que el yuan pierda valor sobre el dólar, ya que para seguir creciendo necesita una moneda barata a fin de que le compren, menor inflación y tasas bajas. Es una situación contraria a lo que pasa en EEUU, donde vemos una fuerte expansión económica desde el gobierno a todos los sectores de la sociedad junto a programas de mayor incentivo comercial.

Las tensiones

En cuanto al encuentro entre Putin y Biden, lo más relevante es que el presidente ruso se sometió a las preguntas de la prensa y Biden no. Como resultado, ambos países restablecieron sus embajadores y hubo acuerdos sobre armas nucleares y ciberseguridad, aunque sobre este tema ambos países se reprochan mutuamente los ataques. Sobre lo que no se pusieron de acuerdo fue sobre Ucrania y los ejercicios militares rusos, así como tampoco respecto al opositor detenido en Rusia, Alexei Navalny. 

Putin se mostró ante la prensa internacional como un hombre moderado y dialoguista, mientras Biden no dio ninguna entrevista a ningún medio ruso. Considerando que las relaciones entre ambos países se encuentran de modo similar al punto más bajo de la guerra fría y el proyecto estadounidense sigue siendo un orden unipolar (todos alineados detrás de EEUU) y Rusia habla sobre un mundo multipolar (en el cual ellos y China son actores de primer nivel), el mundo se encuentra en una situación complicada. 

La realidad argentina

En lo que respecta a la Argentina, el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que es la mayor preocupación, por momentos pareciera que se puede postergar, y por otros, si no se resuelven los problemas económicos, no. Sin embargo, el país esta cumpliendo con algunas de las exigencias gracias a que el déficit fiscal esta bajando. Por mas que no parezca esta baja es mayor a lo que se había estipulado en el presupuesto.

Si bien esto es resultado de un aumento en la recaudación, la diferencia de las exportaciones e importaciones (déficit comercial), y la inflación - que licua las deudas-, el gobierno tiene algo que mostrar en materia de mejora, al igual que una baja en la inflación mensual. La liquidación de divisas del sector agroexportador fue de 13.301 millones de dólares en los primeros cuatro meses de 2021, un 91% más que igual periodo del año anterior (6.338 millones de dólares más) y muy por encima del anterior récord de 2016. Esto es, en parte, gracias a los buenos precios internacionales que tienen los commodities. 

Esta nueva etapa de tracción que ya viene provocando la demanda de China a países como Argentina y Brasil, le permitiría comenzar un camino de recuperación económica post pandemia, aunque en los últimos días se esta viendo en Chicago una caída de los precios de todos los granos y commodities a valores pre-covid, por mas demanda de China. Si esto persiste, el gobierno puede sufrir una caída en el ingreso de dólares y acumulación en el Banco Central. 

Inflación, inversiones e Hidrovía

En el presupuesto también se había fijado una pauta de inflación del 29%, y en este primer semestre se está terminando casi con un 21%. Esto repercute en las paritarias, que en un momento tenían un tope del 25% y hoy muchos gremios están cerrando por arriba del 40%, con la aclaración de que este aumento es en cuotas y su monto total se alcanzará recién en enero del 2022. A su vez, el aumento de los precios -sobre todo de los alimentos- es la mayor amenaza del gobierno y la mayor demanda de los movimientos sociales, que reclaman más ayuda y mayor participación política dentro de las listas del Frente de Todos. 

Por otra parte, actualmente Argentina está incluida dentro del índice MSCI Emerging Markets, y existe la posibilidad que sea rebajada para pasar al índice MSCI Frontier Markets. Se trata de dos índices de mercados emergentes, aunque los que están incluidos en el primero son los que tienen condiciones más favorables para los inversores. Igualmente, recordemos que la lluvia de inversiones nunca llegó, ni con un gobierno distinto, por lo cual esto modifica muy poco la realidad del país, solo afecta a la toma de créditos, y actualmente estamos fuera de ellos. 

Por último, y como mencioné en otras ocasiones, somos un país que depende de la Hidrovía para enviar sus principales productos al exterior. Esta sigue sin definición de quién la controlará, y además, Brasil posee el manejo del caudal del agua. Estamos ante una bajante histórica del río Paraná y, de seguir así, el costo de los fletes se encarecerá, lo cual nos demuestra que estamos en las manos de lo que Brasil desee. 

Si la sequía sigue, ellos dispondrán de más agua de sus represas, mientras nosotros tendremos cada vez menos agua, con el consecuente deterioro de nuestro comercio y de las ciudades que dependen de los ríos. Es necesario no sólo asumir el control total de la Hidrovía, sino también buscar alternativas para que el agua del Río de la Plata no se pierda y podamos retenerla para nosotros, determinando además el caudal de nuestros ríos internos.