El Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires realizó un estudio sobre la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y el laboratorio AstraZeneca. Al respecto, indicó que una sola dosis reduce, en casos confirmados de coronavirus, la infección en un 86%, las internaciones en un 95% y las muertes en un 96%.  

El informe estudió la “efectividad de la primera dosis de la vacuna Oxford/AstraZeneca en la población de mayores entre 60 y 79 años”. El objetivo fue analizar el impacto en la vida real de la vacuna mencionada. En total, se analizaron los datos de 4.497.397 personas, de las cuales 49.065, de entre 60 y 79 años de edad, residentes de la provincia de Buenos Aires dentro del AMBA habían recibido una dosis de la vacuna de antes del 31 de marzo; y no habían sido inoculadas con la segunda dosis hasta el primero de mayo. Además no fueron previamente diagnosticadas como personas enfermas de Covid-19.

Las y los especialistas analizaron a la población vacunada en territorio bonaerense y se la comparó con población no vacunada. Los expertos hicieron ajustes en función de los parámetros de tiempo de exposición, edad, comorbilidades y sexo. Se evaluaron la cantidad de contagios nuevos, el número de internaciones y muertes por Covid-19 entre los días 21 y 40 luego de aplicada la primera dosis.

Resultados positivos
Las características analizadas, esto es la edad, género y comorbilidades no mostraron diferencias significativas entre los grupos. En ambos cohortes la proporción de individuos de género femenino fue levemente superior. La proporción de personas con comorbilidades fue menor al 50% en ambos grupos.

Tras los resultados, los y las especialistas indicaron que “una dosis otorga una alta protección contra las infecciones por SARS-CoV2 confirmadas por laboratorio, hospitalizaciones y muertes por Covid-19 en la población vacunada entre 60 y 79 años de la Provincia de Buenos Aires”. 

Además, “este efecto fue similar, sin diferencias significativas, en todos los subgrupos de edad y según presencia o no de comorbilidades. Estos datos incorporan evidencia a la implementación de la estrategia de retrasar la segunda dosis en países que enfrentan escasez de vacunas. La estrategia aporta una mayor cobertura permitiendo llegar a una mayor parte de la población vacunada con una sola dosis.”

Los datos se obtuvieron basándose en lo registrado en la aplicación VacunatePBA, que incluye tanto a personas vacunadas como a aquellas registradas que están a la espera del turno. Los casos confirmados e internaciones se obtuvieron del Sistema Nacional de Vigilancia en Salud complementando con datos del Sistema de Gestión de Camas. El corte de nuevos vacunados se realizó al 31 de marzo y el de registros de nuevos eventos el 1° de mayo. 

Los autores de la investigación son: Soledad González, Santiago Olszevicki, Ana Calabria, Martín Salazar, Lupe Marín, Enrique Vázquez, Leticia Ceriani, Enio Garcia, Nicolás Kreplak, Marina Pifano, Elisa Estenssoro y Franco Mársico.