Desde el gremio valoraron que el Ministerio de Salud accedió a dos reclamos: “Dejar sin efecto la normativa que establece un presentismo como requisito para la percepción del adicional por arancelamiento (Código de sueldo 234) y se suspende la resolución 1700 que limitaba el derecho al uso de la licencia profiláctica de los trabajadores del sector, de forma inmediata con una nueva norma legal. La resolución reducía los días para hacer uso de la licencia, lo que en algunos casos acarreó descuentos en los haberes de los trabajadores. A consecuencia de esta decisión se garantiza la devolución de los días a quienes ya la hayan tomado enmarcado en dicha normativa y la devolución de los días correspondientes”.

En relación a los reemplazos, “la propuesta de ATE es que se autoricen suplentes para cubrir a los trabajadores que cumplen tareas en áreas críticas, sea cual sea el escalafón y condición contractual con el Estado, y que esto quede ratificado mediante resolución ministerial”, indicaron.

En cuanto al aumento salarial para el sector, “el gobierno se mantiene en la negativa de reconocer al sector a través de la mejora en sus ingresos. Esto en el marco de la pandemia donde los trabajadores permanecieron en la primera línea desde inicios de esta emergencia sanitaria. A lo que se agrega que estos trabajadores pertenecen a uno de los sectores más rezagados salarialmente del Estado provincial, donde los compañeros con más de 20 años de antigüedad no llegan a 45 mil en sus ingresos mensuales”, apuntaron.

En el próximo encuentro, pautado para el 4 de agosto, el sindicato ratificará “el pedido de aumento de sueldo y continuaremos abordando los demás puntos planteados al inicio de esta paritaria, previo análisis en los cuerpos orgánicos de nuestro sindicato”.