Este proyecto contempla el diagnóstico, factibilidad, diseño e implementación de un nodo zonal de relleno sanitario controlado, a través de un consorcio Interjurisdiccional, que beneficie a las localidades mencionadas permitiendo que cada una deposite los residuos que no pudieron ser recuperados o reciclados en sus respectivas plantas de tratamiento y que éstos no vayan a los basurales a cielo abierto.

La secretaria de Ambiente, Daniela García, estuvo en Cerrito en un encuentro de trabajo con el intendente José Palacios; el presidente municipal de Hasenkamp, Hernán Kisser; la viceintendenta de María Grande, María de los Ángeles Schamlé; la vicepresidenta de la comuna de Aldea Santa María, Sonia Schoenfeld; Jesús Podversich del Área Producción del municipio de El Pingo y referentes de la Facultad de Ciencia y Tecnología de la Universidad Autónoma de Entre Ríos.

García expresó que “se viene desarrollando un trabajo conjunto con los municipios y comunas, con el apoyo de la Secretaría de Ambiente, para avanzar en la gestión ambiental, en este caso en lo que respecta a residuos, pero después seguiremos proyectando en diversos temas relacionados al ambiente”.

El proyecto cuenta con la colaboración de la Facultad de Ciencia y Tecnología de la Universidad Autónoma de Entre Ríos, quienes participan en el proceso técnico de diagnóstico. Terminado este proceso y el de factibilidad económica y financiera, serán presentados a provincia y Nación para buscar apoyo y financiamiento.

Para Cerrito la implementación de este proyecto permitiría darle un cierre completo al circuito de la gestión integral de los residuos sólidos urbanos. Al respecto, el presidente municipal comentó: “Con la concreción del nodo del relleno sanitario y del consorcio, cerraremos el último eslabón en cuanto a la gestión de residuos sólidos urbanos. Nosotros arrancamos y continuamos con la parte de educación, de separación en origen, de recolección diferenciada, de clasificación y recuperación, de venta y de cooperativismo y ahora estaríamos dándole el cierre al circuito con la disposición final de esa fracción de rechazo, que generalmente suele ser, de un 15 por ciento”. (APFDigital)